Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Mauricio Macri se mete en la campaña porteña para apoyar a Larreta

El líder de Pro suspendió las giras por el interior y pondrá toda la energía en su candidato para la ciudad; Lousteau dice que en Pro están preocupados.

(CABA) “El conurbano y el interior quedan para el fin de semana”, detallaron a un operador periodístico de La Nación dos fuentes del armado nacional de Pro, que sostiene la logística del sueño presidencial del líder de Pro. Pero prioridades son prioridades, y la de Macri en estos días será sostener a Rodríguez Larreta para que la victoria en su bastión electoral, ese que sostienen desde hace ocho años, sea “lo más clara y amplia posible”.

Hoy a mediodía, Macri y Larreta (también Gabriela Michetti, sumada de lleno a la campaña de Pro porteño) estarán en Parque Centenario junto a niños recicladores de basura. Será el primero de los encuentros que el trío mantendrá hasta el viernes a las 8, cuando quedarán suspendidas las actividades electorales en el distrito.

A su vez, Macri y Larreta aparecerán juntos en un spot televisivo (ayer se conocieron otros cuatro difundidos a través de las redes sociales) en los que el jefe de gobierno repite un latiguillo: “Todo lo que hicimos juntos nos da la fuerza para hacer más”, dice en ellos el líder de Pro, segundos antes de que Larreta, mirando a cámara, pide a los porteños que los acompañen con su voto.

“Mauricio es el líder de nuestro proyecto, y que nos acompañe siempre es buenísimo”, afirmó a “Jaimito”, Diego Santilli, senador y compañero de fórmula de Rodríguez Larreta.

Cerca de Macri coinciden: no hay mayores motivos para preocuparse por el resultado de la elección, aunque sí por la diferencia que finalmente se obtenga frente al candidato de ECO, aliado a nivel nacional del frente Cambiemos, que integran Pro, la UCR y la CC-ARI. “Se hace campaña porteña, pero de paso estamos haciendo también campaña nacional”, reflexionó un importante legislador macrista para explicar la omnipresencia del jefe de gobierno en el último tramo de la carrera por su sucesión.

“Todas las encuestas nos dan, como mínimo, diez puntos de ventaja. La idea será seguir sin estridencias, consolidar lo que ya tenemos”, afirmaron anoche desde la comunicación de la campaña nacional.

Los cálculos numéricos están a la orden del día, al igual que la influencia que tendrán en la elección algunos apoyos que recibió Lousteau en las últimas semanas: el de José Manuel de la Sota, precandidato de UNA y aliado de Sergio Massa, y el de Daniel Scioli, que calificó de “digno” su gesto de presentarse a la segunda vuelta. “Va a ganar algunos votos, pero perderá otros, sobre todo de los antikirchneristas que ven que el suyo es otro juego”, ironizaban cerca del jefe de gobierno.

Lousteau, en cambio, prefirió centrarse en la “ausencia de debate” de los temas de la ciudad. “A esta altura deberíamos estar debatiendo las dos fórmulas para ver qué hacemos en Buenos Aires a partir del 10 de diciembre, que es lo realmente importante. Decir que la ciudad distrae de la elección nacional es una burla a los porteños”, sostuvo Lousteau en diálogo con el mismo medio.

“Hablan todos, opinan todos, pero no debate ninguno. Creo que hay que llevarlos de la mano a la jefatura de gobierno”, coincidió Fernando Sánchez, candidato a vicejefe de gobierno por la lista de Lousteau.

Cerca de él la hiperactividad de Macri era leída en otros términos. “Los estamos haciendo transpirar. Y van a sudar más todavía”, se envalentonaba ayer un estrecho colaborador del diputado y candidato de ECO. Así, Lousteau cree que la decisión de Macri de ponerse al frente de la campaña es muestra de preocupación de Pro de que no le dan bien los números.

Ayer Lousteau recibió en Mataderos el apoyo explícito de José Manuel De la Sota. El candidato presidencial de UNA señaló que ellos representan un camino distinto al de la “falsa polarización” entre Scioli o Macri.

¿Cómo seguirá la relación entre Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió luego de una campaña porteña donde el debate fue más ríspido de lo esperado? “Termina esta campaña y se ponen a trabajar juntos para el proyecto presidencial”, confiaban desde el macrismo.

“Macri estuvo enojado con Lousteau, debería manejarse de manera distinta pensando en la presidencial”, afirmaron cerca de uno de sus dos rivales en las PASO del 9 de agosto. Sin responder de manera directa, Larreta sigue su campaña. Ayer compartió una sugestiva foto con Michetti, su rival de siempre y a quien venció en las PASO, en el bar La Biela, en Recoleta. Estuvieron también, sonrientes, la esposa de Larreta, Bárbara Diez, y Juan Tonelli, pareja de la senadora y candidata a vicepresidenta.

El viernes próximo, Macri volverá al conurbano junto con María Eugenia Vidal, y Michetti volará a Santa Fe para acompañar a sus candidatos. Será después del final de la campaña porteña..

Comentarios

Ingresa tu comentario