Buenos Aires, 26/07/2017

Mauricio Macri pretende reformar la Casa Rosada

Macri gastó $18 millones en reformar la Quinta de Olivos. Ahora su equipo pretende reparar la Casa Rosada, ¿cambiará el heliopuerto de la terraza por un jardín?

(Caba) Luego de gastar $18 millones en reformas en la Quinta presidencial de Olivos, el equipo de Mauricio Macri planea “reparar” la Casa Rosada. El secretario General de Presidencia, Fernando de Andreis, es quien está a cargo del “Plan integral de revalorización tecnológica y puesta en valor de la Casa Rosada”, y entre sus propuestas tiene un jardín en la terraza -en reemplazo del helipuerto que Fernando De La Rúa hizo famoso- y paneles solares para ahorrar energía.

Por ahora encargaron a relevamientos y estudios técnicos a la Facultad de Arquitectura de la UBA y a la Comisión Nacional de Museos. Porque no habrá obras hasta fin de año o hasta comienzos de 2017. Afirman que hay que adaptar el edificio sin dejar de pensar las funcionalidades originales de la Casa ni su condición de monumento histórico. La idea del techo verde gusta en la Rosada, pero no todo es consenso. En la terraza hay un helipuerto y los encargados de la seguridad presidencial prefieren no deshabilitar la pista. Otra posibilidad es instalar en los techos paneles solares para ahorrar energía. Ya hubo acercamientos de empresas del sector a Presidencia y a varios ministerios, pero nada concreto. De implementarse, en la Rosada admiten que serviría más para concientizar que para ahorrar energía, la nueva obsesión del Presidente.

En efecto, uno de los temas que más preocupan en Balcarce 50 es el estado de los equipos de aire que sirven para calefaccionar toda la Casa de Gobierno y funcionan mal.

Ya se decidió avanzar con la obra en el segundo piso de la Casa, donde se ubica el viejo comedor y Carlos Zannini planeaba construir un enorme despacho si Daniel Scioli accedía a la presidencia. Hoy funcionan allí un depósito y oficinas de la Policía. Su estado es ruinoso: en su lugar construirán oficinas y salas de reunión. Ante la falta de espacio, muchas reuniones se mantienen en los históricos salones de la Casa. El de las Mujeres, por ejemplo, se utiliza como oficinas y el Sur y el de los Científicos se realizan reuniones varias, que deberían funcionar -en teoría- para actos protocolares.

Existe un problema que en el Gobierno -dicen- están dispuestos a afrontar más temprano que tarde. En Balcarce 50 trabajan 1.100 empleados, a los que se suman otros 400 visitantes diarios, muchas más de las que el edificio aguanta, según los cálculos oficiales. Los ascensores ya acusan recibo.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario