Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Mató y huyó: buscan testigos de la joven atropellada en Mataderos

Edith Mamani, de 23 años, murió al ser atropellada por un automovilista, que luego escapó, en el barrio porteño de Mataderos. (CABA) Se buscan testigos del horrible hecho que ocurrió este miércoles alrededor de las 23.30, cuando la víctima, identificada por la policía como Edith Mamani (23), cruzaba la calle en avenida Eva Perón al 6500, esquina avenida Lisandro de la Torre, en el límite con el barrio de Mataderos....

Edith Mamani, de 23 años, murió al ser atropellada por un automovilista, que luego escapó, en el barrio porteño de Mataderos.

MATADEROS

(CABA) Se buscan testigos del horrible hecho que ocurrió este miércoles alrededor de las 23.30, cuando la víctima, identificada por la policía como Edith Mamani (23), cruzaba la calle en avenida Eva Perón al 6500, esquina avenida Lisandro de la Torre, en el límite con el barrio de Mataderos.

Según dijeron los voceros consultados, la mujer fue embestida violentamente por un automóvil que circulaba a gran velocidad, cuyo conductor continuó la marcha y escapó.

“Yo estaba cenando junto con mi hija y escuchamos una explosión muy grande, salimos corriendo, mi hija ve a una persona tirada y salgo yo atrás”, relató a la prensa una vecina que se identificó como Elena, quien agregó: “Los chicos de la esquina salen corriendo para detener el tráfico porque en ese momento estaban doblando los camiones, para que no la aplasten”.

Elena dijo que llamó al Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) para pedir asistencia médica “urgente”, pero que la ambulancia “tardó como veinte minutos” en llegar, luego de que hasta “la policía (por el personal de la seccional local que ya estaba en el lugar) reiteró el llamado cuatro veces”.

De acuerdo con el relato de las fuentes, los médicos constataron en el lugar que la joven ya había fallecido.

En tanto, personal de la comisaría 48va., con jurisdicción en la zona, realizó peritajes en el lugar del accidente y encontró dos huellas de frenada de neumáticos y los restos de un espejo retrovisor, presuntamente dejados por el automóvil que atropelló a Mamani.

Pese a que en el momento del hecho había varias personas en los alrededores, hasta hoy no se había presentado ningún testigo ocular de lo ocurrido, por lo que las autoridades desconocían qué modelo de auto atropelló a la joven.

“Lo único que pido es que los testigos se acerquen, por favor”, dijo con lágrimas en los ojos Raquel, la hermana de Edith, quien también pidió por “los responsables de la cámara”, en referencia a las distintas cámaras de seguridad instaladas en la zona, cuyas grabaciones los investigadores deberán revisar para averiguar si captaron el accidente.

“Mi hermana no tenía que morir, tenía muchos planes, tenía veintitrés años”, finalizó Raquel, rodeada por allegados y vecinos del barrio que esta mañana cortaban la calle en reclamo de “Justicia”.

Los vecinos aseguraron, además, que “los semáforos a las nueve de la noche se cortan porque supuestamente es una zona peligrosa”, que la avenida se transforma en “una pista (de carreras)” y que los automovilistas “pasan como quieren”.

Interviene en la causa la Fiscalía de Instrucción 44 porteña, a cargo de Pablo Recchini.

Comentarios

Ingresa tu comentario