Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Matías Alé adicto a la cultura swinger

La ex novia del galán, Sabrina Ravelli afirmó que su novio tenía gustos sexuales particulares que la traumaron.

(PBA) La salud y el futuro de Matías Alé es todo un misterio luego del brote psicótico que sufrió, en medio de un episodio confuso con su reciente esposa, María del Mar Cuello Molar y su suegra, Nancy Moler. Las hipótesis y los supuestos sobre qué le pasa a Alé son moneda corriente y están a la orden del día: secta, gualichos, traiciones y problemas económicos, son los más fuertes. En medio de todo el escándalo, volvió a salir a flote un tema que lo tuvo en jaque al actor antes de su internación: sus gustos sexuales.

Quien había desatado la polémica fue Sabrina Ravelli, la ex del actor, que había confesado haber quedado traumada por las propuestas íntimas de él. La modelo había declarado que estas prácticas de su ex la llevaron al psicólogo: “No sabía cómo llevarlo adelante porque a la vez yo lo amaba y quería ser su mujer perfecta, pero había cosas que no iban conmigo, a las que no iba a acceder nunca. Luego de visitar al psicólogo, me di cuenta de un montón de cosas. No era yo la del conflicto, sino que era del otro lado”.

La cultura swinger, se trata de un círculo cerrado, en el que se cuidan y respetan de manera estrepitosa, y los códigos son fundamentales. Los matrimonios que practican el intercambio de parejas, en muchas oportunidades también permiten la participación de una tercera persona en la intimidad. Pero si hay algo que no se tolera dentro de esta “atmósfera” es la insistencia cuando se dice “no”. Dentro de este mundo existe un submundo. El de personas que lo practican como fantasías sexuales, pero se vuelven adictos a estas costumbres.

Si bien el actor atraviesa un delicado momento en cuanto a su salud mental ya que todavía se encuentra internado en la clínica Avril y deberá postergar la fiesta de casamiento planificada para el 4 de diciembre, se suma la pelea que mantenía con su madre y cuando se recupere, seguramente tendrá que hablar y mucho, sobre sus prácticas sexuales.

Comentarios

Ingresa tu comentario