Buenos Aires, 22/08/2017, edición Nº 2081

Mataderos: El Glorias Argentinas aún espera reabrir

La tormenta de abril del 2012 lo destruyó y aun espera ser reabierto. Siguen los trabajos de reconstrucción. (CABA) En abril de 2012, un tornado con vientos de entre 140 y 220 kilómetros por hora destrozó una decena de clubes de barrio de la Ciudad y otros tantos del Conurbano. Uno de los más afectados fue el Glorias Argentinas, de Mataderos. Una institución histórica en el barrio, con 1.700 socios....

La tormenta de abril del 2012 lo destruyó y aun espera ser reabierto. Siguen los trabajos de reconstrucción.

club-glorias-argentinas-t

(CABA) En abril de 2012, un tornado con vientos de entre 140 y 220 kilómetros por hora destrozó una decena de clubes de barrio de la Ciudad y otros tantos del Conurbano. Uno de los más afectados fue el Glorias Argentinas, de Mataderos. Una institución histórica en el barrio, con 1.700 socios. Como sucedió con Los Andes, el viento arrancó el tinglado del club, que aún permanece inactiva y volvería a funcionar en abril o mayo.

En ese momento, el gimnasio estaba repleto de pibes. Pocos meses antes, el club había logrado renovar el piso para poder participar de torneos de voley a nivel profesional; un piso flotante que se voló junto con el techo. Todo el club quedó afectado y solo pudo seguir funcionando el restaurante, otro clásico del barrio por el que pasaron Astor Piazzolla, Alberto Castillo, Alfredo de Angelis, Aníbal Troilo, Julio de Caro, Juan D’Arienzo, Argentino Ledesma y Osvaldo Pugliese, entre muchos otros.

En el Glorias los socios reaccionaron pronto: bailes, rifas y hasta lograron que Sergio “Maravilla” Martínez apoyara el sueño de recuperar el gimnasio durante su participación en el programa de Marcelo Tinelli. Pero además el presidente, Sergio Tur, consiguió el compromiso del Ministerio de Planificación de la Nación para obtener un subsidio. “Hasta ahora la obra ya demandó casi $ 2,4 millones.

En la planta alta se hicieron a nuevo las paredes y el techo y faltan los vestuarios. Y recuperamos la cancha de baby fútbol que había quedado muy dañada. Ahora faltan obras en la planta baja y solucionar un tema estructural, que apareció después de la tormenta”, detalló el presidente de la institución. Coincide con las autoridades de Los Andes: “Sin el compromiso político es imposible salir adelante después de semejante desgracia. En minutos, el tornado se llevó décadas de trabajo”.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario