Buenos Aires, 25/11/2017, edición Nº 1837

Más playa: demolerán balnearios en Pinamar

Será una obra clave para el flamante intendente.

(PBA) En las playas del centro de Pinamar, una soga divide un mundo de otro. De un lado, cómodos sobre la arena seca, están los turistas que tienen el dinero para pagar lo que cuesta una carpa por día (entre $600 y $1.200). Del otro, amontonados sobre la arena que el mar acaba de mojar, están los que tratan de acomodarse en lo que queda de playa pública. Estar del lado pequeño y mojado de la vida es un problema para los turistas pero se supone que es el último verano que deberán padecerlo. En abril, todos los balnearios tendrán que ser demolidos y reconstruidos más atrás, donde ahora están los estacionamientos.

Ayer fue el primer día de sol pleno del año y la playa se llenó. La imagen, antes de las 11 de la mañana, era de fastidio: familias cargadas con reposeras, heladeras y chicos dando vueltas, buscando un hueco donde desensillar. Jóvenes que se sentaban en las lonas pero guardaban todo dentro de las mochilas, por si el mar, a dos metros de sus pies, subía de golpe. Es que cuando hay tan poca playa pública se hace duro: uno sale en la selfie del vecino, huele de qué es el sándwich que se trajo el del lado y puede hacer un mapa, en segundos, del nivel de capricho en sangre de cada uno de sus niños.

Entonces: Javier Mendia, director de Frente Marítimo de Pinamar, explicó: “Todos los balnearios deberán ser demolidos antes de abril. Tendrán que reconstruirlos en espacios más chicos y correrse hacia atrás. En algunos casos se eliminarán los estacionamientos, como en un sector del centro, en otros se reducirán. Claro que cuando corran todo hacia atrás, incluido su espacio de carpas, aumentará la playa pública”. Adelante, paralelo a la costa, van a reconstruir los médanos.

La ordenanza viene dando vueltas desde 2009, por eso no es una sorpresa para los concesionarios: “Para nosotros es una inversión”, dice Mauricio Villate, vicepresidente de la Asociación de Concesionarios de Balnearios. “Los edificios en las playas están obsoletos, fueron pensados hace casi 40 años”. Dice que los nuevos serán “amigables con el ambiente”, que ayudarán a que haya más playa pública y a que la oferta sea más pareja: hoy el balneario más grande tiene más de 1000 metros cuadrados construidos. Desde diciembre, todos deberán ser tres veces más chicos.

(Fuente Clarìn) PM

Comentarios

Ingresa tu comentario