Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Más inquilinos y menos propietarios en la Ciudad

El censo de 2010 que elaboró el INDEC estimó que en la Ciudad de Buenos Aires el 31% de los inmuebles estaban ocupadas por inquilinos, cuando era 23% en 2001. El 72% de los porteños eran dueños de las casas donde vivían en 2001 y en 2010 la cifra cayó al 65%. El sueño de la vivienda propia parece cada vez más difícil , a pesar que la economía creció...

El censo de 2010 que elaboró el INDEC estimó que en la Ciudad de Buenos Aires el 31% de los inmuebles estaban ocupadas por inquilinos, cuando era 23% en 2001.

El 72% de los porteños eran dueños de las casas donde vivían en 2001 y en 2010 la cifra cayó al 65%.

El sueño de la vivienda propia parece cada vez más difícil , a pesar que la economía creció a una tasa anual que estuvo por encima del 8%.

El censo de 2010 que elaboró el INDEC estimó que en la Ciudad de Buenos Aires el 31% de los inmuebles estaban ocupadas por inquilinos, cuando era 23% en 2001. El 15% de los que vivían en la provincia de Buenos Aires en 2010 pagaban un alquiler y en 2001 el 10%, según la información oficial, y en Córdoba estos porcentajes eran del 22% en 2010 y 2001 del 17%.

El INDEC da cuenta de que el boom de la construcción fue impulsado por los sectores con más poder adquisitivo, que compraron una segunda o tercer vivienda como inversión para alquilar, y no por sectores medios para su primera propiedad.

Clarín publicó el 28 de enero que en el país existen casi 2,5 millones de viviendas particulares deshabitadas.

El Banco Nación y el Ciudad son las dos entidades que entregan más créditos hipotecarios, pero según estimaciones privadas, sólo el 10% de las operaciones de compra de inmuebles se hacen con algún tipo de crédito, mientras que la gran mayoría se realizan con ahorros propios. Las instituciones suelen ofrecer diversos tipos de líneas crediticias, pero la mayoría al comienzo tienen cuotas elevadas (pueden representar hasta el 40% de los ingresos) y por eso las personas desisten de pedir un préstamo.

“La hipótesis central de este fenómeno es que no hay mecanismos de ahorro para los sectores medios y medios altos”, sostuvo el director de la consultora Elypsis, Eduardo Levy Yeyati. El economista, que escribió sobre este proceso de “inquilinización ” en su blog, elogió la mejora en la distribución del ingreso, pero aseguró que es necesario constituir instrumentos que permitan mantener el valor del ahorro porque sino las personas terminan gastándolos en bienes que se desgastan más, como el auto o los electrodomésticos.

Francisco Gismondi, asesor del Banco Ciudad, estimó que este proceso se da por una serie de factores, desde una inflación de dos dígitos hasta la falta de mecanismos legales para indexar contratos. “

También hay más inquilinos porque la relación entre el alquiler y valor de la propiedad es baja”, agregó el especialista de la institución dirigida por Federico Sturzenegger.

Comentarios

Ingresa tu comentario