Menos sueldo: la preocupación de quienes comenzaron a tributar ganancias

Los que se sumaron a partir de abril a las filas de quienes pagan el impuesto tuvieron un impacto en sus recibos de sueldo.

(CABA) Este mes hubo personas en relación de dependencia que tuvieron un shock cuando leyeron su recibo de sueldo. Sin un aumento desde agosto o septiembre de 2015, y esperando las paritarias, aquellos que pertenecen a gremios que todavía no las cerraron se encontraron con un descuento importante en su haber de 1000, 2000, 3000 pesos o más, bajo el nombre Ganancias. Cuando se anunciaron los cambios en el impuesto, en febrero, el Gobierno dijo que ya no pagarían el tributo 180.000 personas, pero según estimaciones de la CTA hay 220.000 que no lo pagaban y comenzaron a hacerlo.

El decreto 142/2013 había establecido que dejaban de tributar aquellos que en ese momento no llegaban a ganar 15.000 pesos mensuales. Este grupo, a pesar de los siguientes aumentos por paritarias y/o aumentos efectivos de sueldo, siguieron gozando del beneficio, hasta que en el recibo de sueldo de abril se encontraron con que ahora sí lo debían pagar, y retroactivo a enero de este año.

“De acuerdo con las disposiciones del decreto N° 1242 de fecha 27 de agosto de 2013, determinados beneficiarios, aun cuando sus ingresos habían sido incrementados superando los parámetros dispuestos por dicha norma, continuaban sin sufrir retenciones, afectando los principios de equidad e igualdad, frente a los contribuyentes en igual situación”, se puede leer en la nueva resolución 3831 sobre Ganancias.

“La distorsión comenzó en 2011, cuando se delegó en el Poder Ejecutivo la facultad de actualizar el mínimo no imponible, que era una atribución del Poder Legislativo“, dice Jorge Gebhardt, socio de Aguirre Saravia & Gebhardt Abogados.

Por el nuevo decreto 394/2016 se actualizaron valores mínimos a partir de los cuales se debe pagar Ganancias. Así, un trabajador casado con dos hijos debe ganar menos de 25.000 pesos netos o de bolsillo (incluido el aguinaldo), y un soltero 18.880 pesos para no pagar el tributo.

Se estima conveniente que las retenciones por las rentas correspondientes a los meses de enero y febrero de 2016 que los respectivos agentes deben practicar al ser derogada dicha norma mediante su par N° 394/16 se efectúen en cuotas mensuales e iguales hasta la finalización del mismo, a partir de la próxima liquidación posterior a la publicación de la presente”, dice la resolución.

“Es cierto que un sueldo que en 2013 estaba en 15.000 hoy puede estar en 25.000 o un poco más de bolsillo y entonces pasa a pagar Ganancias. Es justo o injusto, depende a quién le toque”, dice Gebhardt. De todas maneras, Mónica Perrollas, del estudio contable BP Asesores, asegura que quienes no hicieron las correspondientes deducciones deben llevarlas adelante a partir de ahora, y que el impuesto, anual, será recalculado.

“Los mínimos están bien -dice Andrés Mir, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf)-. Están por encima de los valores de la región.” Para el contador, el decreto anterior tenía incongruencias, como por ejemplo eliminar las diferencias para los trabajadores casados con hijos y los solteros. Alejandro Sáenz Valiente dijo además que “otra inequidad se manifestaba en aquellos que ingresaban al mercado laboral a partir de 2014. Cuando su retribución superaba la barrera de aquellos $ 15.000 famosos tributaban el impuesto”.

Cuestión de escala
Mientras que hubo un aumento significativo en los importes para deducir por cada hijo (de $ 8640 a $ 19.889) y del mínimo no imponible (de 15.552 a 42.318), entre otros, quedan pendientes las escalas, tal como lo explica el último informe de Iaraf. El decreto 394/2016 y el aumento de las deducciones no ha logrado zanjar la discusión respecto de este tema. Esta situación se debe a que, si bien es un significativo paso adelante hacia la resolución de la problemática generada por quince años de insuficiente o nula actualización de los parámetros de cálculo, no incluyó la modificación inmediata de los tramos de la escala de cálculo del impuesto.

“No hay que olvidar que pasados $ 10.000 mensuales gravados ya se paga igual que grandes contribuyentes con la tasa máxima del 35%”, dice Sáenz Valiente. “Un trabajador sin cargas de familia que percibe un ingreso mensual de $ 33.868 brutos ya está ubicado en el tramo más alto de la escala, por lo que tributará, por cada peso de aumento, lo mismo que un trabajador que tenga un ingreso, por ejemplo, de $ 150.000 mensuales”, dice Luis Campos en un informe del Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA Autónoma). También por la inflación y el aumento de tarifas, hay una pérdida de poder adquisitivo que preocupa a la clase media.

ganancias4

Los que tienen que pagar

Quedaron incluidos en el régimen

Decreto derogado
Se trata del 142/2013 que dejaba afuera del tributo a aquellos que en ese momento ganaban menos de 15.000 pesos y mantenían el beneficio aun si se actualizaba su sueldo y tenían aumentos efectivos.

Nuevas reglas
Al anularse el decreto de 2013, este grupo comenzó a pagar. Algunos habían logrado salarios muy superiores por aumentos, pero la mayoría tuvo actualizaciones por inflación.

Retroactivo
El impuesto se empezó a deducir a partir del sueldo de marzo y es reatroactivo a enero de 2016.

Escalas
Su modificación queda pendiente; ya están muy desactualizadas y se llega muy pronto a alcanzar el máximo para tributar, del 35 por ciento. NR

ganancias3

Fuente: La Nación