Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Diez mil personas marcharon por el centenario del genocidio armenio

Reclamaron justicia frente a la casa del embajador de Turquía. El Premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel prometió hablar con el papa Francisco sobre el acto.

(CABA) La comunidad armenia argentina, junto a una gran cantidad de organizaciones de derechos humanos y partidos políticos, marchó anoche hacia la residencia del embajador de Turquía para conmemorar y reclamar justicia en el centenario del genocidio contra el pueblo armenio perpetrado por el Estado turco.

De la tradicional marcha, cuyos organizadores calificaron de “histórica” ya que contó con más de 10.000 personas, participaron Adolfo Pérez Esquivel, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, el Arzobispo de la Iglesia Apostólica Armenia, Kissag Mouratian y el legislador porteño Pablo Ferreyra, sumados a todos los dirigentes de las instituciones de la comunidad armenia y una gran cantidad de jóvenes, niños y ancianos portando velas, banderas y carteles.

Además de acusar al Estado de Turquía, algunos mostraron pancartas denunciando al gobierno de Azerbaiyán, país aliado a Turquía y que llevó a cabo masacres de armenios hace más de veinte años, previo a la guerra por la región de Nagorno Karabaj. Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, no pudo ir y envió una adhesión.

Adolfo Pérez Esquivel, quien formó parte de los jueces del Tribunal Permanente de los Pueblos, organización que reconoció el genocidio armenio en 1984 y promovió su posterior reconocimiento por otros organismos internacionales, estuvo presente en el acto y dijo: “La memoria no es para quedarse en el pasado. La memoria nos tiene que iluminar el presente”. Y ante la ovación de todos agregó: “Dentro de pocos días, viajaré a Roma y me encontraré con el papa Francisco. Le voy a decir de este acto”.

perez esquivel

Razmig Nalpatian, representante de la Comisión Conmemorativa del Centenario del Genocidio Armenio, dijo: “Una vez más nos encontramos marchando a la residencia del embajador del Estado de Turquía, como parte de la lucha que venimos llevando a cabo hace ya un siglo los descendientes de las víctimas. La intención es alcanzar el reconocimiento, la reparación y la condena de los responsables: el Estado Turco y todos aquellos países que colaboraron antes, durante, y después del genocidio”.

Y continuó: “En nuestro país, las organizaciones de derechos humanos, encabezadas por nuestras Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, luchan inexorablemente hace casi cuatro décadas por la memoria, la verdad y la justicia, llevando a cabo conquistas que nos colocan a la vanguardia en materia de derechos humanos”.

“Tomemos conciencia de que Turquía no está sola en la ejecución de la última etapa del genocidio: la negación. Su principal socio en la región y en los países de las comunidades diaspóricas es la República de Azerbaiyán”, concluyó.

Aram Ter Akopian, miembro de Unión Juventud Armenia y uno de los organizadores de la marcha, destacó el valor que le da la Argentina al genocidio. “Nuestro país hasta ahora es el único en el mundo donde el genocidio armenio es reconocido por los tres poderes del Estado, junto al amplio consenso que existe en la sociedad y en sus organizaciones políticas y sociales sobre el reconocimiento y trascendencia del mismo”.

Ter Akopian agregó: “En el año 2006 el Congreso sancionó la Ley 26.199 que declara a todos los 24 de abril como ‘Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos’ y en 2007 el Poder Ejecutivo, a cargo del presidente Néstor Kirchner, la promulgó. Por otro lado, en 2011 el Poder Judicial estableció que el Estado Turco ‘cometió el delito de genocidio contra el pueblo armenio’ en el dictamen del Juicio por la Verdad”.

Andrés Ohanessian, miembro de Liga de Jóvenes, sostuvo que “la fuerza que tuvo el reconocimiento del Papa Francisco llevó a que mucha gente se movilice a nivel mundial”.

marcha armenia

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario