Mario Pergolini imputado por evasión

El conductor quedó pegado en la acusación junto a Sergio Szpolki, ex dueño del multimedios ultra K Grupo 23

(CABA) Mario Pergolini estaba empezando a resolver parte de su mundo emocional. Así lo contó esta semana en su programa de radio en Vorterix, cuando se amigó con Andy Kusnetzoff, con quien tuvo una larga y fuerte pelea durante años. No es un tipo fácil, se sabe. Con todos sus amigos de la Rock&Pop terminó muy enfrentado. Juan Di Natale le dijo “garca” en Twitter; Eduardo de la Puente fue aún más lejos en su enojo, directamente lo llamó “hijo de puta”. Así fue cosechando enemistades la cabeza de Cuatro Cabezas. Pero, según contó en su programa de radio, todo cambió en sus fueron íntimos cuando su “psiquiatra” le recomendó empezar a recuperar algunas amistades. Así fue que se reconcilió con Andy, luego de años de indiferencia.

Todo iba viento en popa en su mundo de relaciones públicas, hasta que la Justicia lo puso contra las cuerdas de una forma que no se imaginaba, y justamente porque no se peleó con él único tipo con quien debió terminar su amistad: con Sergio Szpolski.

Ahora, por su relación comercial con él, está imputado. El fiscal en lo penal económico Emilio Guerberoff lo incluyó en la acusación que incluye al empresario K y otros ex dueños y directivos de empresas del ultra K Grupo 23. ¿El delito? “Presunta apropiación indebida” de aportes previsionales y de la seguridad social de sus empleados, así como del impuesto a las ganancias, durante los últimos años.

Los cargos en su contra, como uno de los dueños de Radio Vorterix, no son una pavada. La retención de aportes y de tributos son dos delitos tipificados en la Ley Penal Tributaria, con penas que van de dos años a seis años de prisión.

El fiscal los acusa de desviar unos 85 millones de pesos. “Así, los importes no ingresaban al Fisco en los plazos establecidos a tal efecto, incluso en los casos en que con posterioridad fueron incluidos en planes de facilidades de pagos, la mayoría de los cuales no se encontraban vigentes a la fecha”, sostuvo Guerberoff en su escrito. NT