Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Margarita Barrientos: “voy a armar Piletones en otros lugares con necesidad”

Desde 1996 coordina el comedor Los Piletones, en Villa Soldati, que hoy da de comer a 2000 personas por día.

(CABA) Tiene su propio andar. Tranquilo, sabio, en contacto armonioso con el suelo que pisa. Después de haber transitado los caminos de una infancia humilde en Santiago del Estero, de una adolescencia inundada de ausencias que la trajo a Buenos Aires, de una juventud en la que revolvía la basura para alimentar a sus hijos y de una adultez dedicada a que sus vecinos de Los Piletones tengan una vida digna, Margarita Barrientos no le teme a nada. A sus 53 años no se apura porque sabe que en su esencia se encuentra todo lo necesario para seguir siendo la líder comunitaria que hoy ilumina Los Piletones y que mañana irá con su luz a otros destinos vulnerables. “Los comedores no deberían existir. Estamos en 2015 y la gente ya debería poder elegir qué quiere comer y no elegir yo por ellos”, dispara Barrientos con una voz pausada pero firme, a la vez que reza por una Argentina en la que todas las familias tengan trabajo. Sabe escuchar. Pero más sabe responder. Desde la experiencia. Desde el dar sin tener. Desde su trabajo como empleada doméstica y cartonera. Desde su credibilidad. Porque sigue siendo la misma de siempre. Esa que no guarda rencores, esa que entiende que trabajar dignifica a las personas, esa que siempre dice lo que piensa (cuando criticó la toma del Parque Indoamericano en 2010 recibió amenazas y atacaron a su hija) y que siempre tiene sueños grandes.

¿Ves que la gente en el barrio está mejor o peor que en años anteriores?
-La pobreza aumentó mucho por la inflación. Ahora no hay plata que alcance. Por más que aumenten los planes sociales, no alcanza. Deberían dar trabajo a la gente. En un paquete de fideos gastas $15. En un kilo de azúcar, $12. ¿Para qué sirve aumentar los planes si a la gente no la educás en qué gastar la plata? Esta plata debería ir a los chicos, a su calzado, a sus libros para que puedan ir a la escuela, para cubrir lo más esencial en las criaturas. El otro día me enojé con una mujer del barrio. Le dije que era villera porque tenía unas plataformas enormes cuando sus hijos andaban descalzos y con los moquitos chorreando. Le dije: lo primero es que tu hijo esté bien calzado y después nos calzamos nosotros. Tenés un Blackberry que ocupa toda tu mano. Vos no necesitás comida. Vendé eso y dale de comer a tus hijos. Desde hoy vos no retirás la comida. Te sentás contus hijos a comer. No le gustó nada.

¿Qué opinás de los planes sociales?
-Yo no hablo mal del gobierno, digo lo que pienso. El día que yo me calle es cuando ellos hagan bien las cosas. Siempre dije que los planes son para mantener vagos. Te dicen: hacé hijos y te pagamos. La gente que cobra el plan no tiene ganas de trabajar. Uno se sorprende de la plata que le dan. Antes te pedían la boleta de que tu hijo iba a la escuela, que tenía el guardapolvos, pero ahora no.

Barrientos nació en una familia humilde de Añatuya, Santiago del Estero. Su madre sufría mal de Chagas y leucemia. Al fallecer a sus 11 años, Margarita quedó huérfana junto a sus once hermanos. A los 12 años, sufrió el peor desgarro de su vida: tuvo que abandonar a sus hermanos menores para irse a vivir a Buenos Aires junto a su hermano mayor, Ramón. Tuvo que trabajar cuidando chicos y de empleada doméstica para poder comer. Conoció a su marido Isidro. Se empezó a agrandar la familiar. Isidro perdió su brazo en un accidente y tuvieron que revolver la basura para poder sobrevivir. Pero incluso en su propia urgencia, Barrientos tuvo la humanidad de ver que había otros con más necesidades y en 1996 decidió fundar el comedor Los Piletones que hoy sirve 2000 raciones de comida diarias y que con el tiempo se transformó en un centro de atención integral para todas las personas del barrio.

¿Cómo fue tu infancia en Añatuya, Santiago del Estero?¿Qué aprendiste de ese tiempo?
-La gente cree que yo soy un bicho raro. Pero soy una mujer como cualquier otra. Nada más que hay gente que no ha sufrido la necesidad. Vengo de un lugar donde mi madre todos los días nos servía la comida. Nosotros íbamos a una escuela rancho y volvíamos corriendo a nuestra casa en donde nuestra mamá nos esperaba con la comida. Había un plato importante de losa grande. Mi mamá le decía siempre a Martín que subiera la olla a la mesa. Y lo primero que hacía era servir ese plato grande, lo ponía en el medio de la mesa y lo dejaba sin comer. Un día nos quedamos con hambre y le pregunté si podíamos servirnos de ese plato. Y ella me contestó: “Si viene Dios acá, ¿qué les vas a dar?”. Otro día estábamos caminando y abajo del árbol había un linyerita pidiendo la comida. Y yo le dije a mi mamá: “El no es Dios”. Y ella me contestó: “¿Vos lo conocés a Dios?”. “No”,le dije. “Entonces dale de comer. No le preguntes quien es ni de dónde viene, sólo dale de comer”, me retrucó. Lo que mi mamá nos enseñó fue a compartir a pesar de no tener nada. Y eso he hecho durante todos estos años. Compartir y seguir compartiendo.

¿Cómo era el barrio Los Piletones cuando empezaron con el comedor?¿Cómo es ahora?
-Nosotros arrancamos en 1996 cuando Los Piletones era nada, uno de los lugares más pobres. No teníamos calles, no teníamos luz, no teníamos agua. La mayoría de las 380 familias trabajábamos en el cirujeo. Hasta que un día decidimos que Los Piletones tenía que tener una calle, que la gente tenía que hacer el baño adentro de su casa, que teníamos que luchar por el bienestar de nuestros hijos. Eramos poquitos los que pensábamos así. Pero nosotros queríamos más. Soy una persona a la que le gusta soñar y cuando sueño, sueño en grande. Mi idea era que el barrio se transformara en un lugar en el que poder criar a nuestros hijos. En donde ellos no pisaran barro sino la calle. Ese sueño recién hoy se está haciendo realidad. Pero es importante soñar. Cuando nosotros empezamos ahí, no teníamos nada. Pero lo que le dimos a la gente ha sido lo más primordial. Por darles de comer, hacerlos sentir pares. Empezaste con una guardería, después con un comedor y ahora ya tienen todo tipo de servicios. Tenemos dos jardines: Tiago Andres y San Cayetano, un Centro de Salud con 4 consultorios, 2 de odontología, rayos, ginecología y una farmacia fantástica en la que tenemos todo lo que la gente necesite. La gente empieza el tratamiento y lo termina. Eso me da mucho orgullo. También tenemos una panadería que de lunes a jueves genera 160 kilos de pan. Los viernes sólo hacemos facturas. Tenemos una biblioteca con 3000 ejemplares. Tenemos un hogar de abuelos que fue inaugurado en junio de 2002. Tenemos una carpintería en donde enseñamos oficios a la gente, un taller de costura, una orquesta. Tenemos un polideportivo precioso, con cancha de césped, los chicos juegan re bien y una plaza para que las mamás se reúnan para tomar mate mientras sus hijos juegan.

margarita3

¿Cuál es tu próximo sueño?
-Hoy voy por otro sueño, un refugio de mujeres golpeadas. Recién hace una semana empezamos la obra gracias a una donación privada de España. Cuando esté más avanzada voy a pensar cómo nos vamos a organizar. Esto va a ser lo último que voy a hacer en Los Piletones porque seguramente voy a amar otros Piletones en otros lugares con necesidad. Se que hay muchos lugares que necesitan y donde la gente quiere que yo vaya.

¿Qué harías vos para mejorar la situación de la gente del barrio?
-Le pediría al gobierno que no utilice más a la gente. Que cumplan con lo que prometen. Ellos piensan que dar planes sociales es cumplir con la pobreza. Y no es así. Yo le dije a mis hijos que el día que los vea haciendo cola para anotarse en un plan social, dejan de ser mis hijos. Con mi marido criamos 10 hijos, a mi esposo le falta un brazo y jamás de los jamases nos anotamos en un plan. Siempre salimos a trabajar. El trabajo es salud. Es lo más grande que hay. Si te sentís enfermo, andá a trabajar y te curás. Uno aprende los valores más importantes trabajando. Cuando llegué a los 11 años de Santiago del Estero a vivir con mi hermano Ramón, mi cuñada me llevó a trabajar cuidando chicos a El Palomar.

¿Recibís algún tipo de apoyo gubernamental para el comedor?
-Las 30 mujeres que trabajan en el comedor los hacen ad honorem. Solo tienen sueldo las maestras. El Gobierno de la Ciudad me da el equivalente a 590 raciones por semana. Esto equivale a 58 kilos de arroz, 58 kilos de fideos y 58 litros de leche. Eso está hecho por una nutricionista. Pero a veces veo a Martinita mi nieta que come dos platos de guiso o más de 10 gramos de fideos que es lo que dicen las nutricionistas. El resto lo reforzamos con donaciones.

¿Qué marca querés dejar en la gente?
-Que no hay cosa más importante que trabajar. Saber que trabajamos y llevamos nuestro pan de cada día, con nuestro sacrificio y no venido de arriba. Yo siempre le digo a la gente, primero trabajá y después comé. No soy una mujer de estudio. Tengo apenas tercer grado. Pero a mí me gusta mostrar que sí se puede hacer. Cuando hago mis proyectos me gusta cumplir. Yo creo que es la manera de que la gente crea en vos y sepa que sí se puede seguir creyendo. Hay muchas Margaritas, muchísimas. Pero no las conocemos. Están escondiditas. Muchísimas mujeres que trabajan silenciosamente y muy bien. La idea es seguir trabajando. Y siempre voy por más. Aunque sume al revés y me de menos, a mí me da más. Si me dan $10 los transformo en $20. Sigo soñando con que un día no van a existir más los comedores y que toda la gente va a tener trabajo.

¿Alguna vez te quisieron tentar desde la política?
-Muchísimas veces me han ofrecido. Pero no serviría para hacer política. Me pelearía con todos. Prefiero seguir haciendo lo mío.

¿A quién admiras?
-Hay tres mujeres en mi vida que amo con toda mi alma. A la Vírgen María por haberme dado a mi madre, a mi madre por haberme dado la vida y a la Madre Teresa de Calculo por haber sido mi inspiración y llenar mi corazón cuando la conocí.

¿Tenés algún sucesor dentro de la organización?
-En esa parte capaz soy un poco egoísta. Nose si egoísta es la palabra. No puedo delegar a nadie porque me gusta estar en todo. Me gusta mirar si están haciendo bien el pan, el arroz. Entonces creo que la persona en la que delegue tiene que pensar casi como yo o mejor que yo. Y en este momento no he encontrado ninguna. Soy difícil.

¿Te pudiste reencontrar con tus hermanos?
-Sí, después de 36 años me encontré con Mirta y dos años más tarde con Martincito. Ahí él ya era papá y desgraciadamente falleció hace algunos años. Pero de todos mis hermanos el que más amé y sufrió a la par mía fue Martín. Y es la persona que aún sigo extrañando.

margarita2

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario