Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Marcha en Palermo por la “inseguridad”: denuncian 228 robos desde diciembre

 178 asaltos en la vía pública, 38 robos a comercios y 12 “entraderas”. Los vecinos denuncian que desde diciembre ya sufieron 228 hechos delictivos en la  vía pública. Los ladrones atacan a toda hora del día, aun cuando hay policías que patrullan en la zona; hoy habrá una marcha. (Ciudad de Buenos Aires) “La policía nos culpó por haber pasado por donde nos robaron”. Ya poco parece importar que sea...

 178 asaltos en la vía pública, 38 robos a comercios y 12 “entraderas”. Los vecinos denuncian que desde diciembre ya sufieron 228 hechos delictivos en la  vía pública. Los ladrones atacan a toda hora del día, aun cuando hay policías que patrullan en la zona; hoy habrá una marcha.

inseguridad palermo parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) “La policía nos culpó por haber pasado por donde nos robaron”. Ya poco parece importar que sea de día, o una zona muy transitada, o incluso si hay patrullaje policial. En Palermo, los delincuentes actúan a toda hora, y en las últimas semanas parecieron acentuar su actividad criminal en cinco zonas de ese barrio.

Tanto es así que desde diciembre, la asociación Vecinos Autoconvocados de Palermo ha contabilizado 178 asaltos en la vía pública, 38 robos a comercios y 12 “entraderas”. La mayoría de esos hechos ocurrió en las zonas de Plaza Italia y Pacífico -en el cruce de Juan B. Justo y Santa Fe-, las inmediaciones del Jardín Botánico, Niceto Vega y Humboldt, y Juan B. Justo y Soler.

Por esa seguidilla, los vecinos decidieron volver a reunirse hoy, a las 20, en Soler entre Godoy Cruz y Juan B. Justo, para expresar su preocupación por la inseguridad en la zona.
Una de las particularidades es que en muchos hechos los ladrones ni siquiera utilizan armas para delinquir, sino que simulan portarlas.

Ejemplo de ello es lo que ocurrió en el supermercado Día de Thames al 2400, entre Santa Fe y Güemes, el 14 de este mes. Allí, dos jóvenes que decían estar armados amenazaron a los empleados del local y se dirigieron a las cajas para exigir el dinero. Pero un custodio se dio cuenta de que los delincuentes estaban desarmados e intentó reducirlos, tras lo cual comenzó una pelea. A los pocos minutos arribó un móvil de la comisaría 23» y los detuvo, mientras que el vigilador debió ser atendido por el SAME por las heridas sufridas.
A menos de cincuenta metros de allí, un locutorio, un quiosco y una óptica fueron blanco de los delincuentes en las últimas semanas.

En el cyber situado en Güemes 4482, el 12 de este mes, dos delincuentes entraron armados y obligaron a Rosa, la cajera del local, y a un cliente a tirarse al suelo mientras les robaban los celulares, las billeteras y el dinero de la caja.

En los primeros días del mes, el quiosco Open 25, situado en la esquina de Güemes y Thames, un grupo de chicos que decía tener armas debajo de las remeras sustrajo el dinero de la recaudación.

También fingieron tener un arma los ladrones que asaltaron el local Asteróptica, situado en Thames 2397, en los últimos días de 2012. Según contó a LA NACION Alejandro, el encargado del local, los dos asaltantes amenazaron a una empleada y se llevaron anteojos de sol y dinero de la caja.

“Eran chicos de la calle y no sabían lo que robaban, porque agarraron los productos de menor valor”, relató el comerciante. A los jóvenes ladrones tampoco pareció importarles que a media cuadra había un móvil de la Policía Metropolitana cuyos agentes retiraban productos de la vereda de una verdulería.

“Los policías eran clientes del local. Cuando salió la empleada a avisar que le habían robado, fueron a detenerlos y los atraparon”, contó Alejandro.
Otro caso fue el de Francisco Sánchez, que recibió una paliza por parte de ladrones que no portaban armas cuando caminaba junto a su novia por Soler y Juan B. Justo, el 16 de este mes (ver recuadro).

Una ola delictiva de similares características fue la que el año pasado llevó a Juan Sánchez, un conocido florista y activista del barrio, a comenzar a reunirse con los vecinos para buscar una solución a los problemas de inseguridad y confeccionar un mapa del delito con la ayuda de la Asociación Barrio Recoleta.

Pero Sánchez se queja de que los encuentros fueron disueltos por militantes del kirchnerismo y Pro que “buscaban dividir a los vecinos”, según denunció.

“Al final, nosotros les organizamos reuniones para que ellos vengan a invitarnos a las mesas de seguridad de la Nación, o a las de la comuna, que no están funcionando porque dicen no tener presupuesto”, dijo el referente de los Vecinos Autoconvocados de Palermo.

Comentarios

Ingresa tu comentario