Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Marcela Tauro confesó que le daba vergüenza desnudarse delante de su joven novio

Hace ocho meses que la periodista está de novia con Martín Bisio, a quien le lleva 20 años.

(CABA) Marcela Tauro (52) estuvo soltera durante nueve años. Durante este tiempo, focalizó sus energías en el trabajo y en la crianza de su hijo Juan Cruz (10). Hace menos de un año, volvió a apostar al amor de la mano de un rosarino veinte años menor, Martín Bisio (32).

“Me sentí sola mucho tiempo. Y buscaba pareja, pero elegía hombres equivocados. Me dejaban plantada o no me llamaban y eso es una forma de maltrato. Y eran hombres de mi edad o más. Ahí decidí seleccionar mis salidas. Y le pedí a Dios el hombre que quería a mi lado”, contó la panelista de Intrusos a la revista Pronto. “En eso me ayudó Silvia Freire, que me decía que visualizara al hombre que quería para mí. Me mandaba todos los días una foto de un hombre con traje, con una rosa y sin cabeza, y me decía que anotara cómo quería que fuera ese hombre. Y yo siempre ponía: joven. Cuando conocía a Martín, pensé que era todo lo que yo quería, pero que era muy joven”, agregó la periodista de América y A24.

¿Cómo se conocieron? “Por alguien que ni siquiera conozco: Pablo Merillo, el novio de Nazarena Vélez. Pablo le dijo a Débora D’Amato que un amigo quería conocerme. Así que un día fuimos a comer, pegamos onda y seguimos saliendo hasta que se dio. No me interesaba mostrar a alguien para el afuera, sino que quiero a alguien que me trate bien, que me cuide, me mime. No buscaba un millonario para la foto. Martín tiene una gomería con un socio y una distribuidora de combustible. Sus padres son divinos conmigo y con mi hijo. Cuando tiene que ser es. Hace ocho meses que estamos juntos”, señaló.

Pero, salir con un hombre más joven no fue nada fácil para Marcela. Incluso reconoció que al principio le daba un poco de pudor estar con él en la intimidad: “Cuando empezamos a salir yo estaba re nerviosa: imaginate que soy una mujer de 52 años que tiene celulitis, imperfecciones. Qué se yo… Martín es más joven, entrena y me daba vergüenza desnudarme delante de él. No fue fácil, pero superé todo porque vale la pena. Necesitaba un compañero que me cuidara, que cuidara a mi familia. Y que no le importara si estaba en la tele. Valió la pena estar 9 años sola. Fue un gran aprendizaje”.

Como dice la canción “El amor es más fuerte” y más allá de todas las diferencias, la periodista de los ciclos radiales El club del Moro y No está todo dicho de La 100 se enamoró de Martín y decidió dejar de lado todos los prejuicios: “Primero tanteé el tema con mi hijo porque tuve todos los pruritos que te imagines. Pensaba que iban a decir que era una vieja que salía con un pendex y lo mantenía. Pero me empezó a importar poco la mirada del afuera, lo que es muy bueno porque a mí siempre me importó lo que decían los otros. Martín es todo lo que quiero, me cuida como no me cuidó nadie. Y nos complementamos bien. Viaja todos los jueves a Buenos Aires, porque vive en Rosario. Viene a buscarme todos los jueves y vamos a Rosario o se queda acá”. NR


Fuente: teleshow

Comentarios

Ingresa tu comentario