Mara Laudonia afirma que Vidal “es una mujer de barrio”

La periodista habló sobre su libro “La gobernadora”, una investigación sobre el origen y ascenso de lo que bautiza como “vidalismo”

(CABA) A 7 meses de asumir la gobernación bonaerense, el ascenso de María Eugenia Vidal continúa siendo un misterio. ¿Cómo hizo, contra todos los pronósticos, una funcionaria de bajo perfil y desconocida pudo vencer el aparato político del PJ bonaerense? Y, lo que es más importante: ¿puede Vidal administrar lo que ha sido calificada por algunos como “la provincia ingobernable”?

descarga (1)

Algunas de estas preguntas intenta contestar la periodista Mara Laudonia en su reciente libro La gobernadora (Editorial Sudamericana), donde hace un repaso sobre la vida privada, su carrera pública, y los primeros meses de gestión bonaerense del cuadro político del PRO que permitió a Macri ganar “la madre de las batallas” electorales.

La investigación, basada en entrevistas con colaboradores, amigos y allegados, aborda aspectos poco conocidos de la infancia y adolescencia de Vidal que transitó en el barrio porteño de Flores. Allí estudió en el Colegio Nuestra Señora de la Misericordia. De madre bancaria y padre médico, “Mariú” tenía las costumbres típicas de una familia de clase media de la zona: por ejemplo, las juntadas que hacía con sus amigas en el extinto Pumper Nic (luego Mac Donald’s) de avenida Rivadavia. En la casa tampoco se discutía de política, pero se cultivaba la “cultura del esfuerzo y del trabajo”.

descarga

Para Laudonia, esa diferencia de origen es uno de los puntos que la distinguen del resto de los funcionarios que integran el gabinete de la Ciudad y del Gobierno, que en su mayoría provienen de familias acomodadas. Y en parte, es lo que le permitió vencer en el distrito más importante en el país.

“Eso se vio en el triunfo en la Provincia de Buenos Aires. Me cuesta pensar cuál otro funcionario del PRO podría haber alcanzado el nivel de empatía como el que tuvo ella con el electorado bonaerense”, expresó la periodista. “Vidal no tiene Panamá Papers, es una mujer de barrio, comenzó sin contactos políticos. Veremos cómo el poder a la afecta a su nivel de vida”, remató. NT