Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

Mar del Plata: el líder del grupo neonazi irá a juicio oral

Carlos Pampillón líder del Foro Nacional Patriótico, está imputado por atacar un monumento en un ex centro clandestino de detención y realizar pintadas contra la comunidad boliviana

(PBA) La Justicia marplatense elevó a juicio oral al lider del grupo neonazi Foro Nacional Patriótico, Carlos Pampillón, acusado de perpetrar ataques discriminatorios contra la comunidad boliviana y dañar un monumento a la memoria de las víctimas del terrorismo de Estado.

El juez Santiago Inchausti, del juzgado Federal N° 3 de la ciudad balnearia, tomó la decisión en base a dos hechos en los que se denuncia al ultraderechista Pampillón: un “escrache” al monumento de Memoria, Verdad y Justicia de la Base Naval de Mar del Plata, ocurrido el 7 de septiembre de 2011; y pintadas con mensajes xenófobos en el Centro de Residentes Bolivianos, el 24 de febrero de 2014.

El magistrado considera a Inchausti, en su lugar de líder del Fonapa, también conocido como “La Giachino”, como instigador de un grupo no identificado de seguidores neonazis que cometieron los ataques.

Según señaló Inchausti, estos hechos configuran los delitos de daño doblemente agravado (por haberse cometido el hecho en venganza de la determinación de una autoridad y por tratarse el objeto dañado de un monumento -arts. 183 y 184.1 y 184.5 del Código Penal-) con respecto al ataque producido en la Base Naval.
Mientras que por el segundo hecho está imputado de daño agravado por haberse ejecutado el hecho en venganza de la determinación de una autoridad, agravado asimismo por su carácter discriminatorio en razón de la nacionalidad de las víctimas (arts. 183 y 184.5 del Código Penal y art. 2 de la ley 23592).

Mar del Plata está convulsionada desde hace meses por las reiteradas acciones intimidatorias y violentas de grupos neonazis. Graves actos de xenofobia, homofobia y racismo se repiten en las calles de la ciudad, varios de los cuales llegaron al punto de la agresión física.

La preocupación de las autoridades municipales llegó al gobierno Nacional. Por eso, el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo de Argentina, Claudio Avruj, mantuvo este lunes una reunión con el intendente de General Pueyrredón -al que pertenece Mar del Plata-, Carlos Arroyo, para analizar los ataques que ocurren desde hace años en la ciudad.
“Venimos, desde la Secretaría de Derechos Humanos, con nuestra convicción de colaborar y aportar”, dijo Avruj, quien notificó al jefe comunal que se presentarán ante la Fiscalía Federal para denunciar los ataques como Estado nacional, según informó la municipalidad en su página web.

Las distintas denuncias tienen un denominador común. Señalan, sobre todo, al ultranacionalista Foro Nacional Patriótico (Fonapa) y a su líder, Carlos Pampillón, quien ha llegado a interrumpir una sesión en el Concejo Deliberante del municipio.

“Creemos que se tienen que denunciar estos hechos para evitar la impunidad de grupos que quieran plantarse en la violencia, con ideas xenófobas, discriminatorias, racistas o enarbolando banderas de autoritarismo y de ofensas físicas y verbales contra otros grupos”, indicó el Secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Por su parte, el intendente Arroyo reiteró “su más enérgico rechazo” a los ataques con tientes homofóbicos, xenófobos y racistas que se repiten. Sin embargo, el nombre de Arroyo, quien llegó a la intendencia en las últimas elecciones de la mano de Cambiemos, no despierta la más mínima confianza en las organizaciones sociales y de derechos humanos de Mar del Plata, ya que pesan sobre él varias denuncias que lo señalan como “nazi”.

Sucede que, durante su paso por la intendencia de Mario Russak (UCeDé), el entonces subsecretario de Inspección General fue acusado de antisemitismo por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) en 1994. Según diversos testigos, el funcionario no sólo solía reivindicar a Adolf Hitler en sus conversaciones, sino que incluso tenía simbología nazi a plena vista en su despacho.
No fue su único incidente. Arroyo ya tenía sobre su cabeza una denuncia penal por “violación de domicilio” y “abuso de autoridad” por un violento allanamiento realizado en un hotel en enero de ese mismo año. Pero además, llama mucho la atención cómo sus propias declaraciones lo ponen en una enorme contradicción con las afirmaciones que hace ahora como intendente.

“Abrimos las fronteras y decimos vengan, ¿a qué vienen? No importa. ¿Qué es lo que saben? No importa. No importa nada. Entra de golpe un grupo de gente grande como hay en este momento por alguna ciudad chica del norte argentino. Son todos de la misma nacionalidad y son expertos en cultivar coca. No quiero nombrar al país, pero usted se imagina”, dijo Arroyo durante una entrevista con la televisión de Mar del Plata.

Y hay más. También afirmó que cuando se sancionaron las leyes de matrimonio igualitario “el Congreso estaba en la pavada”. Quiso prohibir las murgas y estuvo en contra de declarar “símbolo nacional” a los pañuelos de las Madres de Plaza de Mayo.

Durante la campaña, el neonazi Pampillón apoyó la candidatura de Macri a nivel nacional y en el ámbito local la de Carlos Arroyo, quien con 70 años y ya jubilado, se impuso en las elecciones con más del 47 por ciento de los votos.

Comentarios

Ingresa tu comentario