Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Madrugada de tensión en Caballito: policías fueron tomados como rehenes durante ocho horas

Ocurrió en Directorio y Puán, tras un fallido robo a una veterinaria. Los delincuentes primero tomaron civiles como rehenes y después a policías. Finalmente se entregaron.

(CABA) Tras ocho horas de tensión, se entregaron a primera hora de este miércoles los dos delincuentes armados que habían ingresado a una casa del barrio porteño de Caballito y mantenido como rehenes a una familia, primero, y a cuatro policías, después.

El hecho comenzó en las últimas horas del martes cuando los delincuentes intentaron robar en una veterinaria, pero al ser descubiertos escaparon por los techos hasta que consiguieron ingresar en la vivienda de la calle Puán al 635, a pocos metros de la avenida Directorio, donde tomaron como rehenes a los tres integrantes de una familia (matrimonio mayor con un hijo).

Minutos después arribaron al lugar dos efectivos de la comisaría 12ª de la Policía Federal, que comenzaron las primeras negociaciones para liberar a los rehenes. Fue entonces cuando ambos agentes ofrecieron entregarse ellos a cambio de los civiles. Acto seguido, los delincuentes los despojaron de sus chalecos antibalas y los dejaron esposados en el interior de la casa.

Según fuentes policiales, tras un breve lapso arribaron al lugar otros dos policías que comenzaron las nuevas negociaciones, pero esta vez para la liberación de sus colegas. Para ese momento, las cuadras aledañas ya habían sido cercadas por la policía, y un helicóptero sobrevolaba la zona. Ante esto, los agresores comenzaron a pedir la presencia de un mediador.

Durante esta etapa de la toma, y luego de ofrecerles su patrullero, los agentes consiguieron que ambos ladrones abandonaran la casa bajo la promesa de permitirles escapar con ellos dos como rehenes, pero antes de que pudieran emprender la fuga se les interpusieron otros patrulleros, por lo que los asaltantes terminaron atrincherados con los efectivos dentro del móvil.

Compañeros de los policías iniciaron en ese momento una nueva etapa de negociación, que luego prosiguieron los especialistas del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF). Minutos después de la una los captores liberaron a uno de los policías que, además de algunas lesiones, padecía una fuerte crisis de nervios. En tanto, los dos policías que habían sido esposados dentro de la casa asaltada fueron liberados ilesos y se sumaron al operativo montado para lograr que los delincuentes depusieran su actitud.

Sin posibilidades de escape, los agresores decidieron negociar su entrega y liberaron al último agente pasadas las 4 de la madrugada. NR

Fuente consultada: elintransigente

Comentarios

Ingresa tu comentario