Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Mad Men porteño: de Nueva York a Palermo

En la revista Maleva hicieron un itinerario de puntos donde los personajes de la popular serie de televisión podrían disfrutar las bondades de la Capital Federal. (CABA) “Nos tentó imaginar en qué spots porteños podemos sentir que Roger Sterling podría aparecer en cualquier momento”, cuentan en Maleva Mag para argumentar su texto  “Buenos Aires Mad Men” donde aporteñizaron la popular serie de televisión. Allí relevan un par de bares y...

En la revista Maleva hicieron un itinerario de puntos donde los personajes de la popular serie de televisión podrían disfrutar las bondades de la Capital Federal.

mad men

(CABA) “Nos tentó imaginar en qué spots porteños podemos sentir que Roger Sterling podría aparecer en cualquier momento”, cuentan en Maleva Mag para argumentar su texto  “Buenos Aires Mad Men” donde aporteñizaron la popular serie de televisión.

Allí relevan un par de bares y restaurantes de la Ciudad donde podrían desenvolverse con naturalidad los protagonistas de la serie emblema de los Estados Unidos.

“Si lo pensamos en términos locales, los Mad Men deberían trabajar en la zona palermitana, donde de las infinitas opciones para beber, pocas cumplen con la premisa de esta nota”, aseguran en la revista.

“El que quiera sentirse en el living del departamento de Don Draper solo tiene que cruzar la puerta de Unik (Soler 5132). Desde las lámparas que iluminan cada mesa a las sillas de diseñador de la entrada, pasando por las pinturas geométricas, cada detalle nos lleva a lo mejor de los 60. Para la alegría de Don, aquí se beben Old Fashioneds preparados por un profesional y no whiskey del pico. Se sentiría como en casa, pero mejor atendido”, añaden a Palermo.

“En las últimas temporadas, Megan llega para personificar la bohemia chic de los 70. Pero no está casada con un músico folk del Village, sino con Don Draper. Así que más que sentirla en un centro cultural con performances en un patio y óleos amateur en la galería, nos imaginamos a la pareja comiendo en el salón clásico y francés de Rey de Copas (Gorriti 5176), pero pasando a su bar del fondo a la medianoche en donde los adornos antiguos, la barra de madera y los sillones rústicos encarnan esa idea de ruptura que se vive en Mad Men. El flower power está a la vuelta de la esquina”, suman.

“Al mediodía, los chicos de creative (si se permiten tomarse un recreo) tendrían debates apurados sobre los sándwiches de Café Paulin (Sarmiento 635). Si Matthew Weiner, el creador de la serie, llega a ver la abundancia de madera, la clientela 200% oficinista y su barra en forma de óvalo, se llena de inspiración, se arrepiente de querer terminar la serie y se sienta a escribir una octava temporada”, añaden como plus al Bajo.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario