Buenos Aires, 23/04/2017

El macrismo busca cambiar el nombre del Centro Cultural Kirchner

Hay varios proyectos de diputados de Cambiemos para renombrar el edificio

(CABA) Una semana después de haberle cambiado el nombre al Museo del Bicentenario, que desde la semana pasó a llamarse Museo Casa Rosada, otra idea volvió a ganar terreno en el oficialismo: modificar el nombre del Centro Cultural Kirchner, una posibilidad que desde el Ejecutivo habían abandonado apenas Mauricio Macri asumió la presidencia.

El titular del Sistema Federal de Medios, Hernán Lombardi, que tiene bajo su órbita el centro cultural que funciona en el edificio del viejo Palacio de Correos, nunca abandonó ese deseo. Macri hasta ahora siguió el consejo del jefe de Gabinete Marcos Peña, que alertaba sobre la inconveniencia de eliminar el nombre del ex presidente con mejor imagen en la opinión pública. La detención de José López y el complicado frente judicial que ahora afronta el kirchnerismo, debilitado en el Congreso, abrieron una puerta. Cerca de Lombardi ahora dicen que es un tema del Congreso y que habría por lo menos 4 proyectos en camino.

Se presentó el primero en Diputados. El salteño Miguel Nanni, presidente de la UCR en su provincia, ingresó en la mesa de entrada de la Cámara Baja un proyecto para renombra al CCK como Centro Cultural del Bicentenario Argentino, un nombre similar al que se había pensado originalmente. Entre los argumentos que desarrolla Nanni se menciona la necesidad de modificar el artículo 1º de la vigente ley 26.794. “Hay necesidad de iniciar la concreción de pasos tendientes a incrementar los gestos de unidad de la sociedad argentina”, señala el proyecto legislativo que en ocho días podría tomar estado parlamentario, pero recién se trataría en la comisión de Legislación General una vez que se reanuden las sesiones en agosto. Nanni, que ya había presentado proyectos para reducir el impacto tarifario en el Norte, comenzará a sondear a los legisladores del interbloque de Cambiemos en Tucumán, aunque no tendría demasiadas esperanzas de obtener éxito. Referentes parlamentarios de la bancada del PRO desconocían la iniciativa, igual que en algunos de los despachos más importantes de la Casa Rosada donde contestan con otra pregunta: “¿Para qué el apuro?”, contraatacan.

Mientras tanto, hace tiempo que en gacetillas oficiales, en su sitio web y en su perfil de Twitter, el centro cultural se denomina con la abreviatura CCK, sin rastros del apellido Kirchner, que por ahora solo sobrevive en Facebook. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario