Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Macri vuelve a pensar en una alianza con De Narváez, pero su ex socio mira a Scioli

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, evalúa reeditar su alianza en territorio bonaerense con Francisco de Narváez, aunque “El Colorado” prevé mantener su autonomía hasta 2013 y luego se ilusiona con ser la opción bonaerense de un armado nacional de Daniel Scioli. Con la mira puesta en su proyecto presidencial, Macri volvió a mirar a De Narváez para relanzar la exitosa fórmula Unión-Pro de 2009 que permitiría fortalecer en...

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, evalúa reeditar su alianza en territorio bonaerense con Francisco de Narváez, aunque “El Colorado” prevé mantener su autonomía hasta 2013 y luego se ilusiona con ser la opción bonaerense de un armado nacional de Daniel Scioli.

Con la mira puesta en su proyecto presidencial, Macri volvió a mirar a De Narváez para relanzar la exitosa fórmula Unión-Pro de 2009 que permitiría fortalecer en ese distrito clave su desarrollo nacional con radicales y peronistas no kirchneristas.

Lo cierto es que en la Unión Celeste y Blanca de De Narváez el posicionamiento político de cara a 2015 generó una fuerte división entre un grupo que quiere corresponder a Macri y otro que propone descartar alianzas prematuras a la espera de que Scioli rompa con el kirchnerismo y lo sume a sus filas.

Dentro de este último grupo quedó el propio De Narváez, pero los del sector Pro Macri no pierden las esperanzas de poder convencerlo de cambiar de idea, ya que consideran que si Scioli avanza hacia una candidatura presidencial su primera opción bonaerense sería el todavía agazapado intendente de Tigre, Sergio Massa, y no su rival de las últimas elecciones.

Después del magro desempeño electoral en esos comicios -quedó a 40 puntos de Scioli- el empresario comenzó a analizar con su mesa de trabajo posibles opciones, pero las reuniones generaron fuertes discusiones entre los dos sectores en pugna.

Según pudo saber Noticias Argentinas, de un lado quedaron el ex jefe de campaña denarvaísta Daniel Amoroso, el diputado nacional Gustavo Ferrari y hasta el propio José “Pepe” Scioli, hermano del gobernador, quienes consideran que una alianza con Macri empalmaría mejor para la nueva etapa.

“Pepe” Scioli fue uno de los que más enfáticamente apoyó a Amoroso en una de las reuniones cuando tuvo una acalorada discusión con el diputadio nacional Alberto Roberti sobre el futuro político de la agrupación.

Roberti es el bastonero del otro sector en el que quedaron el histórico Osvaldo Mércuri, Mónica López -ex compañera de fórmula de De Narváez-, el diputado nacional Alfredo Atanasof, los legisladores provinciales Gonzalo Atanasof y María Elena Torresi y los dirigentes Adrián Verdini y Javier Goñi.

Todos ellos compartieron una reunión con el propio De Narváez en la casa de Mercuri en Pinamar y al final emitieron un comunicado en el que indicaron que “el Colorado” será candidato a diputado nacional en 2013 y que en 2015 apoyará a un peronista para las presidenciales, lo cual excluiría a Macri.

Previamente, el ex candidato a gobernador había enviado señales públicas al mandatario provincial: “Scioli es la gran amenaza política para el kirchnerismo” en 2015, dijo hace algunas semanas en una entrevista por radio.

Mientras tanto, en el laboratorio político del mandatario porteño, a cargo del ministro de Gobierno y armador partidario, Emilio Monzó, volvieron a pensar en De Narváez como otra opción dentro del menú bonaerense para los próximos turnos electorales.

Sin embargo, para poder avanzar en esta eventual reconciliación Macri y De Narváez deberían sentarse cara a cara a superar rencores producto de los desencuentros electorales surgidos a partir de 2009 en la ex Unión PRO.

El tejido del PRO en el principal distrito electoral del país incluye a Gabriela Michetti como eventual candidata a diputada nacional en 2013, pese a que la ex vicejefa de Gobierno, quien nació en la localidad bonaerense de Laprida, vería con más entusiasmo una candidatura a senadora nacional por la Ciudad.

En cambio, la posibilidad de conformar una sociedad política con el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, que había asomado con fuerza en los últimos meses quedó postergada debido a que el jefe comunal decidió buscar lugar dentro del peronismo junto a la diputada nacional Graciela Camaño.

Cariglino se sintió molesto con el eventual desembarco de Michetti en territorio provincial, dijeron fuentes del PRO a NA.

Comentarios

Ingresa tu comentario