Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Macri vetó una ley para gente con obesidad

Para asientos especiales.

DYN34.JPG

(CABA) El jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, vetó Ley 4.853 que había aprobado la Legislatura porteña en diciembre para que bares, restaurantes y otros establecimientos incorporen asientos para personas obesas. Aunque la justificación fue de orden técnico, algunos deslizan que la medida podría haber sido objetada por empresarios del sector gastronómico.

El texto impulsado por el diputado Daniel Lipovetzky (del propio PRO) y aprobado con 53 votos establecía que todo establecimiento privado con atención al público y todos los locales gastronómicos de más de 50 metros cuadrados de superficie, debían disponer de asientos para obesos. Esto es: asientos con un ancho no menor a 0,80 m y una profundidad mínima de 0,70 m, que deben respetar el estilo o la estética del lugar en cuestión para no generar diferenciación y, por supuesto, ser de acceso gratuito.

El Decreto Ley 19/14, publicado ayer en el Boletín Oficial, menciona la Ley Básica de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares, Obesidad y Diabetes de la Ciudad, y explica que “sin perjuicio de compartir los objetivos tenidos en mira por el Poder Legislativo al sancionar el proyecto de Ley que se analiza, la medida propuesta no resulta adecuadamente inclusiva”.

El veto tiene más que ver con una cuestión técnica sobre los alcances más que sobre el fondo del asunto”, justificó Lipovetzky. La explicación responde a la manera de delimitar cuáles son los locales que deben cumplir con la norma. “Utilizamos una fórmula que ya se ha usado en otras leyes, la cantidad de metros cuadrados. Y el Ejecutivo quiere un parámetro más preciso para que pueda ser aplicable y controlable. Podría ser, por ejemplo, la cantidad de mesas que tiene cada local”, apuntó. Y agregó que van a corregir el texto para volver a impulsarlo en el próximo período de sesiones ordinarias. Mientras tanto, no se aplicará la ley.

La iniciativa había surgido a partir de los reclamos recibidos en la Comisión de Derechos Humanos, de la que Lipovetzky es vicepresidente. “Accidentes por sillas que se han roto o gente que no ha podido utilizar las sillas porque son demasiado chicas”, detalló.

En su artículo 17, la Ley Nacional de Trastornos Alimentarios 26.396, sancionada en 2008, establece que “los proveedores de bienes o servicios con destino al público en general, no podrán negarse, ante el requerimiento de una persona obesa, a proporcionar el bien o servicio solicitado, en las condiciones que al respecto establezca el Ejecutivo”. En diciembre, la Sala Martín Coronado del Complejo Teatral San Martín incorporó dos butacas especiales, y prometieron que la medida se va a replicar en todos los espacios culturales que dependen de la Ciudad.

Comentarios

Ingresa tu comentario