Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Macri: “Venimos a defender la posibilidad de disentir”

El jefe de Gobierno porteño ya inició la campaña electoral: “Yo soy la alternativa” aseguró, y señaló además que el kirchnerismo es un “fracaso” porque  “no tienen un sucesor “. (Ciudad de Buenos Aires) Con referencias a la historia clásica, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, adelantó sus intenciones de armar una alternativa fuerte de cara a las presidenciales de 2015, coqueteó con Juan...

El jefe de Gobierno porteño ya inició la campaña electoral: “Yo soy la alternativa” aseguró, y señaló además que el kirchnerismo es un “fracaso” porque  “no tienen un sucesor “.

macri-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) Con referencias a la historia clásica, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, adelantó sus intenciones de armar una alternativa fuerte de cara a las presidenciales de 2015, coqueteó con Juan Manuel de la Sota, fue cauto con posibles frentes, cuestionó la tibieza de Daniel Scioli, apuntó contra el empresariado argentino y militó con fuerza el rechazo a la reforma constitucional que incluiría la re-reelección de Cristina Kirchner, en una entrevista realizada realizada por el diario Los Andes.

-Nunca faltan los que dicen que el kirchnerismo vence en el 2015, ¿qué intuye?

-Dependerá de lo que haga la sociedad en su conjunto. Hoy por más que les duela, el kirchnerismo es el peronismo. Ellos dicen que no. No tienen un sucesor y eso es un punto de fracaso.

-Si la oposición quiere ganar, ¿la clave es poner la mirada en el armado de alternativas para 2013 pensando en un recambio hacia 2015?

-No hay duda de que la división de la oposición ha sido una gran parte del resultado electoral que obtuvo la Presidenta. No había opciones claras, y encima que rescatasen valores de la modernidad. Los ciclos tienen un desgaste.

Hay un agotamiento acelerado que tiene que ver con el cambio de discurso de la Presidenta, quien durante toda la campaña vendió el diálogo y la armonía y cuando volvió lo hizo con picos de confrontación.

-¿Se puede unificar la oposición?

-En 2009 se hizo una buena elección y se controló el Congreso, pero no se aprovechó. Hay que buscar una base democrática de consensos, no más de eso. Las internas de la oposición son el caso más increíble de estupidez que haya habido en la política mundial. Diría que no fue culpa mía, yo hasta propuse ir a servir el café y si era bueno tiraba la candidatura. Pero bueno, todos creían que iban a tener las soluciones para el país.

-Pero, ¿está la idea de armar un frente amplio de cara a las elecciones?

-Siempre hemos tenido un espíritu frentista. Unión Pro ya es, en realidad, un movimiento o frente en sí mismo, porque somos gente que no hizo política y después se sumaron radicales, peronistas, gente de centro, y hemos convivido muy bien.

Pero tampoco estamos girando nuestro discurso a decir voy con éste o éste. La propuesta va con lo que queremos hacer nosotros para la Argentina. No podés decir un día voy con éste y otro día con este otro, es algo estúpido.

-Pero además estos acuerdos electorales después terminan hechos pedazos

-En esta primera etapa estamos tranquilos porque vamos a armar cosas muy buenas para defender esta propuesta superadora para la Argentina que viene. Venimos a defender las libertades, la posibilidad de disentir, de convivir en el pluralismo y oponerse a la línea de pensamiento único que tiene como eje la generación de miedo.

Ayer (por el jueves), la Presidenta dio un paso central al decir ‘tengan miedo a Dios y un poquito a mí’; son cosas inaceptables. Por eso, venimos a decirles a los mendocinos que queremos contar con ellos en la defensa de la Constitución y de las libertades.

-¿Cuál es la estrategia para afianzar la estructura del Pro a nivel nacional y poder hacerle frente al kirchnerismo?

-¿Qué pasó en el 2009?, salimos de Capital y avanzamos sobre la provincia de Buenos Aires contra todo el aparato kirchnerista. ¿Nosotros qué teníamos?: buen candidato, buena campaña, un mensaje esperanzador.

-Pero en las elecciones presidenciales se desintegran…

-Porque no hubo un buen candidato ni una buena propuesta. En 2015 seguro que habrá un buen candidato (risas).

-¿Cómo es su relación con Daniel Scioli, otro de los posibles candidatos?

-Con Scioli nos unen muchos años de relación, es un amigo de la familia, una buena persona y desde ese lugar siempre hemos tenido buen trato. Pero él se reivindica todos los días kirchnerista a pesar de que no lo quieren.

Dice que está de acuerdo con el modelo, con la confiscación de YPF, con la Ley de Medios. Pero lo peor de todo es que está de acuerdo con la reforma constitucional y la re-reelección de la Presidenta. Desde ese lugar tiene una visión distinta.

-¿No le cree a Scioli cuando dice que va a ir como candidato en 2015?

-Yo le creo todo, pero él dice ‘yo tengo aspiraciones, pero si la Presidenta va, yo la apoyo’. Nunca en su carrera abandonó a su jefe político hasta el último día.

-¿Y con De La Sota?

-Es auspicioso y bueno que ya sean dos los gobernadores que, más allá de sus problemas financieros, digan ‘acá me planto’. No me extrañó ni de De la Sota ni de Córdoba porque Córdoba siempre hasido la provincia más independiente de la Argentina y ha resistido los intentos avasallantes de la Capital Federal.

El Gobierno tiene que respetar la Constitución. Que los traspasos, sea el subte, la Justicia o lo que sea, se hagan en el marco de la Constitución, no como a ellos les parezca. Pero bueno, de eso se trata, de tener a todos sometidos, asfixiados financieramente. Nosotros vivimos con lo nuestro a pesar de que no han terminado ni una obra en Capital y encima nos quieren tirar cosas quebradas, fundidas, para que perdamos esa autonomía.

-Usted insiste en que hemos entregado todas las banderas petroleras en Mendoza…

-Y, pero es lo que se firmó. El decreto mediante el cual Kicillof dice cuánto gana cada provincia cuando cada gobernador debe velar por sus recursos. Esta situación ha significado ir 100 años para atrás. Es un disparate lo que han aprobado los gobernadores petroleros, es una vergüenza.

-¿Le parece positivo el vínculo ente la política y los grupos de poder?

-Está mal tener amigos privilegiados o enemigos calificados. Como gobernante se debe estimular toda la energía emprendedora que hay en el país y fijar las reglas de juego bien claras.

Si te quedás con la lista de beneficiar a algunos y condenar a otros llevás a la gente a la pobreza. Hemos visto durante décadas hablar a todos los gobiernos del sur de la ciudad con una frase lindísima, ‘que el sur también existe’, y no han hecho nada allí. Nosotros llegamos con todos los prejuicios de ser los que vivimos en el norte y cada actividad nueva la hemos puesto en el sur. Los tipos te dicen: “Los pitucos se acordaron de nosotros”, no lo pueden creer.

-¿Cree que es cobarde el empresariado argentino?

-Es terrible. La falta de coraje del empresariado argentino es terrible. Horrible. Lo que pasa acá no pasa en ninguna parte, ni siquiera en el resto de América Latina. La poca defensa que hacen del país. En este proceso de chavización que intenta la Presidenta no ha avanzado a los niveles que ellos querían gracias a un núcleo de periodistas, porque en los jueces, los empresarios y la política no ha habido una respuesta de dignidad. Sin embargo, noto por primera vez que cada vez más dirigencia se da cuenta de que por esta vía del sometimiento nos acercamos a perder las libertades. Empiezo a ver un principio de reacción.

-¿Cómo analiza la cercanía de La Cámpora a la Presidenta?

-Es una creación de ella La Cámpora.

-¿Qué es lo nuevo o lo distinto?

-En la última elección, lamentablemente, los más jóvenes eran ellos, por más que tiene todos los vicios y procedimientos de lo viejo. Ella (por Cristina Kirchner) apela a reivindicarse todo el tiempo como lo nuevo y simbólicamente lo hace a través de La Cámpora. Y del otro lado estamos nosotros, claramente.

La primera visión de la gente como alternativa de país soy yo porque siente que el Pro representa un conjunto de valores y espacios distintos, con otra armonía, tolerancia, al cual va a empezar a acercarse gente de la sociedad civil que no pertenece a espacios políticos.

-No hable con vueltas, ¿va a ser o no candidato a presidente en 2015?

-Soy jefe de Gobierno porteño y trabajo para construir una alternativa superadora en 2015.

Los Andes

Comentarios

Ingresa tu comentario