Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Macri se muestra amigable al peronismo y suma a Hugo Moyano

El jefe de la CGT opositora llamó "compañero" al líder de Pro, valoró su gestión en la ciudad y lanzó duras críticas al Gobierno.

(CABA) En la Usina del Arte, Hugo Moyano y Mauricio Macri se “mimaron” en un acto público, en plena campaña presidencial. “Este gobierno, supuestamente de derecha, no como los progresismos que gobiernan, fue de los primeros que pagaron indemnizaciones a los trabajadores. Y eso hay que reconocerlo”, dijo Moyano, en un simultáneo elogio para Macri y crítica para el gobierno kirchnerista.

“Hay que reconocer que nos dieron más respuestas que otras gestiones”, abundó un rato más tarde, rodeado de la primera plana de su gremio y de decenas de recolectores de residuos que recibieron reconocimientos del gobierno porteño.

La puesta en escena, ideada desde hace un mes en reuniones privadas y concretada ayer, alimentó las esperanzas de Macri y la mesa chica de campaña de sumar el apoyo de referentes del peronismo, sobre todo del sindicalismo de cepa justicialista, que hoy oscila entre Daniel Scioli y, en menor medida, Sergio Massa.

“Impresionante cómo te aplaudieron, pero cómo te aplaudirían si en vez de Independiente fueras de Boca”, bromeó Macri. Ya puesto a hablar en serio, el líder de Pro elogió “la lucha que has dado, Hugo”, aunque advirtió que esa pelea “hoy no se nota tanto porque el 30 por ciento de los trabajadores está en negro”.

De inmediato, y durante diez minutos, Macri recurrió a su discurso de propuestas de campaña, un rubro en el que pondrá énfasis en las semanas que restan hasta las elecciones del 25 de octubre.

“Estamos preocupados porque el país hace cuatro años que no crece”, dijo Macri. “Queremos un país donde el que gobierne no mienta, y sacarnos de encima esta estafa que es la inflación”, dijo Macri, micrófono en mano y acompañado en el escenario por Moyano; el jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; el senador Diego Santilli, y el legislador porteño Cristian Ritondo.

La quita de impuestos por cinco años para el primer empleo; la baja en el impuesto a las ganancias para las categorías más bajas y la apuesta por el trabajo en blanco para lograr la “pobreza cero” fueron las propuestas de Macri, recibidas con aplausos.

El líder camionero no elogió sólo a Macri. “Hay que convertir la Subsecretaría de Trabajo (porteña) en ministerio, porque tuvimos muchas más respuestas de ellos que del Gobierno”, dijo Moyano. El subsecretario de Trabajo porteño, Ezequiel Sabor, sonreía desde la primera fila.

Macri reconoció que, al llegar al gobierno porteño, su relación con Moyano no era la mejor. “Gracias a «Chiqui» no nos agarramos a piñas”, relató en alusión a Claudio Tapia, uno de los principales dirigentes del gremio, vital para el acercamiento entre ambos y la “generación de confianza”, como definió Macri.

Ahora, con el trato millonario por la recolección de basura, entre otros acuerdos, Macri y Moyano no dudan en elogiarse públicamente. Al terminar el acto, el macrismo exhibía una visible satisfacción. Es que salvo el titular de Uatre, Gerónimo Venegas, y el titular de los gastronómicos, Dante Camaño, fueron escasos los apoyos desde el sindicalismo hacia su candidatura.

“¿Si Macri se peronizó? No, en todo caso es un Macri que cumple con la esencia del peronismo: la dignificación del trabajador”, dijo Santilli.

Comentarios

Ingresa tu comentario