Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Macri podría ofrecerle ministerios y áreas clave al radicalismo

(CABA) Mauricio Macri estaría dispuesto a ofrecer ministerios y áreas de gobierno al radicalismo si llegara a la Casa Rosada. Son algunas de las concesiones que imaginan cerca del jefe de Gobierno para facilitarle la tarea a Ernesto Sanz, el presidente de la UCR, que el año pasado se manifestó proclive a compartir las PASO con el PRO, pero encontró resistencia dentro de su fuerza. “Parlamentarismo a la europea”, así...

macri1

(CABA) Mauricio Macri estaría dispuesto a ofrecer ministerios y áreas de gobierno al radicalismo si llegara a la Casa Rosada. Son algunas de las concesiones que imaginan cerca del jefe de Gobierno para facilitarle la tarea a Ernesto Sanz, el presidente de la UCR, que el año pasado se manifestó proclive a compartir las PASO con el PRO, pero encontró resistencia dentro de su fuerza. “Parlamentarismo a la europea”, así lo definieron varios de los dirigentes del macrismo que participaron el martes de un almuerzo en Bolívar 1 con el candidato presidencial para definir la estrategia de campaña.

“Habría que acordar, un programa de gobierno, hacer un acuerdo en el Congreso: hacer claramente un partido de gobierno bien a la europea”, explicaba uno de los funcionarios que asistió al encuentro y expuso su punto de vista a Macri.

El plan presupone leyes claras para definir el liderazgo y escapar al fantasma del fracaso de La Alianza. “El que gana conduce. Tiene que ser algo sólido”, confiaba ayer a Clarín uno de los propulsores de esa idea. No se trata de una repartija de cargos. “No se puede poner un ministro de un partido y un vice del otro, que lo contradiga, tiene que haber poder real”, confiaron.

La perspectiva de un ofrecimiento semejante coincide con la idea preponderante en el PRO y la que más seduce a Macri: una fórmula pura, amarilla. “Ir solos es lo único definido, más allá de los acuerdos provinciales y los de gobernabilidad que podrían darse cediendo una o dos Carteras a otro partido: parlamentarismo a la europea”, describió otro de los participantes.

La UCR y la Coalición Cívica son los únicos partidos con los que los armadores del PRO imaginan un gobierno de coalición. “Nadie que haya estado en el kirchnerismo tiene cabida”, avisan.

Ernesto Sanz

Uno de los funcionarios más influyentes del macrismo relativizó ese mecanismo de gobierno (y de seducción). “Falta mucho, por ahora todo es abstracto”, argumentó.

Sin embargo, en el encuentro del martes primó la premura. “En 20 días tiene que estar definido”, pidió Macri sobre las indefiniciones alrededor de su compañero de fórmula. Fue una manera solapada de volver a meterle presión a Gabriela Michetti, elegida para secundar al líder del PRO en las presidenciales, pero reacia a abandonar su sueño de ser Jefa de Gobierno.

“Si no es Gabriela no hay plan B, ni C. El único plan es vamos solos”, explicó uno de los presentes, que reconoció que toda la discusión apunta a convencer a la senadora. Michetti, que se mantuvo callada, durante la exposición, es una de las principales promotoras de una apertura del PRO. La ex vicejefa porteña, que pidió un nuevo encuentro para seguir discutiendo alternativas, intercambió mensajes –una muestra de distensión– con Macri. Podría darse el lunes, el último días antes de que el Jefe de Gobierno se embarque rumbo al Foro Económico Mundial de Davos.

Se suponía que en la cumbre en la que participaron referentes como Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña, Esteban Bullrich, Hernán Lombardi, Federico Pinedo, Patricia Bullrich, Diego Santilli y Humberto Schiavoni debía discutirse la conveniencia de una fórmula pura o compartida. “Si nadie definió vicepresidente, ¿por qué nos tenemos que apurar? La discusión entonces es por la Ciudad”, cuestiona uno de los asistentes.

En efecto, de ambas partes reconocen que si no fuera Michetti, nadie se apurará en revelar otro nombre para la vicepresidencia. Macri, en tanto, se mostró ayer con María Eugenia Vidal –otra de las presentes– en un acto de gestión.

Raúl Alfonsín imaginó con el Pacto de Olivos y la jefatura de Gabinete una democracia más europea, en el macrismo sueñan con algo parecido. Para el hijo del ex presidente sería una pesadilla.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario