Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Macri evitó cruzarse con militantes K pero pidió “una Argentina unida”

El jefe de Gobierno porteño reclamó hoy “una Argentina unida para poder sacar el país adelante”, tras participar junto a la vicejefa de la Ciudad, María Eugenia Vidal, y gran parte se gabinete PRO del tedeum de la Catedral Metropolitana que encabezó por primera vez el arzobispo Mario Poli. Foto archivo: gentileza La Nación (CABA) El jefe de Gobierno llegó a la Catedral minutos antes de que comience la celebración,...

El jefe de Gobierno porteño reclamó hoy “una Argentina unida para poder sacar el país adelante”, tras participar junto a la vicejefa de la Ciudad, María Eugenia Vidal, y gran parte se gabinete PRO del tedeum de la Catedral Metropolitana que encabezó por primera vez el arzobispo Mario Poli.

Foto archivo: gentileza La Nación
Foto archivo: gentileza La Nación

(CABA) El jefe de Gobierno llegó a la Catedral minutos antes de que comience la celebración, a las 11, por una puerta lateral y así evitó cruzarse con los militantes K que comenzaban a poblar la Plaza de Mayo para celebrar los 10 años del kircherismo.

Además de Macri y Vidal, participaron el tedeum los ministros porteños de Seguridad, Guillermo Montenegro, de Educación, Esteban Bullrich, de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, el jefe del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, entre otros.
“Me pareció un tedeum que llamó al diálogo, a la convivencia, a entendernos un poco más”, aseveró Vidal cuando DyN la consultó sobre las palabras de Poli, que en su homilía pidió “apostar por una comunidad que no le tenga miedo a la variedad de ideas”.

En forma imprevista, el sucesor de Jorge Bergoglio cerró el tedeum “como lo hacía cuando era obispo de La Pampa” con un fuerte “íViva la Patria!”, que fue celebrado con aplausos por la concurrencia.

En este sentido, Macri remarcó, tras la celebración, que si los argentinos quieren “un íViva la Patria!, no puede haber nada que nos divida”.

“Hoy es un día para reflexionar, para aprender de la historia y para darnos cuenta que los grandes patriotas eran hombres de carne y hueso que se debatían como nosotros y que tenían diferencias”, agregó el jefe de Gobierno.

Vidal y Macri vivieron el tedeum en un lugar de privilegio: dos butacas ubicadas adelante del resto de los bancos, que años atrás estuvieron destinadas a los presidentes.

“Ojalá que el año que viene podamos estar todos juntos en la Catedral”, reclamó la vicejefa de la Ciudad, en referencia a la decisión de la presidenta Cristina Fernández de hacer un segundo tedeum en la Basílica de Luján.

“Gracias por estos 10 años de conquistas”, “Por más décadas ganadas” y “Con Néstor y Cristina a la victoria” eran algunas de las banderas que esta mañana poblaron la fachada de la Catedral Metropolitana.

La militancia oficialista aprovechó los andamios que cubren toda la fachada de la Catedral para colocar banderas, carteles y hacer pintadas a favor del gobierno nacional, el día que se cumplen diez años desde que Néstor Kirchner asumió en 2003 la presidencia.

Tras la celebración, que duró aproximadamente una hora, Macri, junto a sus funcionarios, volvió a retirarse por una de las puertas laterales de la Catedral Metropolitana, en un sector vallado con el que impidieron el contacto entre el gabinete del PRO y los militantes kirchneristas.

Comentarios

Ingresa tu comentario