Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Macri está expectante del canje de Kiciloff para volver a endeudarse

La Ciudad necesita conseguir entre u$s300 millones y u$s500 millones en el exterior para cancelar vencimientos de deuda. (CABA) El canje y la emisión de nueva deuda por parte del gobierno nacional está despertando expectativas más allá del color político. En el macrismo, los funcionarios del área económica liderados por el ministro Néstor Grindetti están esperando los resultados de la operación que termina este viernes para ver cómo queda parada...

La Ciudad necesita conseguir entre u$s300 millones y u$s500 millones en el exterior para cancelar vencimientos de deuda.

0003397611

(CABA) El canje y la emisión de nueva deuda por parte del gobierno nacional está despertando expectativas más allá del color político. En el macrismo, los funcionarios del área económica liderados por el ministro Néstor Grindetti están esperando los resultados de la operación que termina este viernes para ver cómo queda parada la Ciudad en términos financieros. Sucede que la Ciudad necesita conseguir fondos frescos en los mercados en los próximos meses, y una transacción exitosa del Gobierno mejoraría las tasas que eventualmente tengan que pagar para financiarse.

Nos conviene que al gobierno (nacional) le vaya bien. Porque la Ciudad paga un piso de tasa de interés que lo marca el soberano. Si (Axel) Kicillof paga tasas altas, a nosotros nos cobran también alto. Si mejora el perfil de Argentina porque despeja vencimientos en 2015 y hay acercamiento con los holdouts, nos facilitará conseguir fondos a tasas competitivas“, indicó una alta fuente del equipo de Grindetti a este medio.

La Ciudad tiene que conseguir fondos frescos para repagar un vencimiento de deuda que cae a fines de marzo por u$s475 millones. La idea (de mínima y de máxima) es emitir en el exterior bonos por entre u$s300 millones y u$s500 millones. Los funcionarios del equipo de Grindetti ya tienen cerrado el consorcio de bancos que colocará el título: HSBC, Merrill Lynch y JPMorgan.

Quieren salir al mercado en enero mismo de ser posible para ya asegurarse los fondos para pagar el vencimiento de marzo. Por eso la expectativa del macrismo es que una operación exitosa de Kicillof mejore los precios de los bonos de Argentina y permita financiamiento más barato para el resto de los emisores.

Se sinceran en la Ciudad y dicen que si hoy tuvieran que salir a emitir bonos a 5 años de plazo (como sería el plan original para esta emisión) tendrían que pagar 12% anual en dólares. Para Grindetti es una tasa inaceptable.

El esquema que manejan, aún no del todo definido, es que para conseguir tasas por debajo de los dos dígitos, acorten los plazos del endeudamiento o logren un esquema de recompra anticipada que permita reducir la tasa. Este último sería así: el macrismo emite deuda en el exterior con una opción (call, en la jerga financiera) para recomprar si las tasas bajan y así no pagar un costo adicional.

Indudablemente el mejor de los escenarios para el equipo de Macri sería que se despeje el horizonte de vencimientos del Gobierno y que empiecen a negociar con los holdouts. “Si se da eso, los bonos argentinos cotizarían mucho mejor y sería más barato para nosostros y el resto de los emisores buscar fondos en el mercado“, aclaran.

Actualmente, los dos bonos que tiene emitidos en el exterior la Ciudad cotizan por sobre la par o sea las tasas están por debajo del 10% de rendimiento. Eso hace que el equipo económico de Macri se ilusione con cerrar rápido las necesidades de financiamiento del 2015 iniciado el nuevo año.

Despejado el vencimiento de marzo, avanzarán en un canje de otgro bono Tango que vence en julio por u$s415 millones. Por ahora, todas las miradas puestas en los próximos pasos de Kicillof para salir a conseguir fondos frescos.

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario