Macri encabeza un “retiro espiritual” del gabinete en Chapadmalal

Macri encabeza un “retiro espiritual” del gabinete en Chapadmalal

(CABA) Mauricio Macri se lleva hoy a todo su equipo a un “retiro espiritual” en la residencia oficial de Chapadmalal para repasar el primer año de gestión y evaluar los objetivos de 2017. La gran duda por estas horas es si alguno se animará a colar la discusión política.

“Será un encuentro de gestión. Se hablará de lo que pasó y de lo que viene”, anticiparon fuentes cercanas a Macri.

Hoy, los ministros y secretarios de Estado llegarán al complejo cerca de las 19. Por la noche cenarán junto con una invitada especial: María Eugenia Vidal.

Pero varios de los asistentes intentarán aprovechar la oportunidad para plantear diferencias en la toma de decisiones. Principalmente las políticas, después de varias semanas complicadas en el Congreso. Un grupo de dirigentes, entre los que están la vicepresidenta Gabriela Michetti; los ministros de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y del Interior, Rogelio Frigerio; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el radical Ernesto Sanz, le propondrá a Macri explorar un acuerdo más amplio con otras fuerzas, en particular con lo que definen como “el peronismo racional”. Incluyen a varios gobernadores, a Miguel Pichetto, a Sergio Massa y a Diego Bossio.

Enfrente tendrán al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y a un grupo de asesores que se niegan a tender ese puente. El principal argumento es que el PJ representa el pasado. “No les vamos a entregar nada al PJ ni a Massa. Ya sabemos cómo son… Vamos a morir con la estrategia que nos trajo hasta acá“, dijo a La Nación uno de los hombres con acceso diario al despacho presidencial.

Además de los 22 ministros, estarán el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y los secretarios de Coordinación Interministerial, Mario Quintana; de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui; el secretario legal y técnico, Pablo Clusellas, y el asesor presidencial, José Torello. No estará el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Monzó, el único que expresó diferencias en público, avisó a sus íntimos que irá sólo como observador. “Lo van a entrar como a Hannibal Lecter, atado y con la máscara en la cara”, describieron cerca suyo. NR