Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Macri alquila barato la nueva y los trabajadores del Banco Ciudad se quejan

Los trabajadores del Banco Ciudad denuncian que es un “regalo” del patrimonio.

(CABA) Desde el inicio de la gestión del PRO, la mudanza de buena parte del aparato burocrático del gobierno de la Ciudad ha sido una obsesión para Mauricio Macri.

Primero se quiso trasladar la sede de la jefatura porteña al sector del Hospital Borda en el que funcionaba el Taller Protegido 19, y cuyo desalojo y demolición ocasionó una protesta que fue ferozmente reprimida por la Policía Metropolitana en abril de 2013. Por ese entonces debía inaugurarse la nueva y enorme sede del Banco Ciudad en la calle Los Patos al 3100 de Parque Patricios. La obra costó 400 millones de pesos, y se erigió para centralizar las actividades bancarias y “beneficiar significativamente a todos los empleados y público en general con la disposición de un espacio de trabajo muchísimo más eficiente, cálido y saludable que el actualmente disponible”.

Sin embargo, el Banco Ciudad nunca ocupó esa moderno edificio, diseñado por el célebre arquitecto inglés Norman Foster. Su presidente, Rogelio Frigerio opinó distinto de su antecesor, Federico Sturzeneg­ger, y consideró conveniente que el banco permaneciera en la City porteña. Fue el propio Frigerio quien le acercó la propuesta de traslado a Mauricio Macri. Para los trabajadores del Banco Ciudad, la institución está prácticamente regalando su patrimonio: ”Uno de los capítulos más grotescos en esta ofensiva sostenida de las administraciones macristas contra nuestro Banco público y las condiciones de trabajo de sus empleados/as, es el faraónico proyecto del edificio de Parque Patricios y su posterior intento de ‘regalo’ al Gobierno de la Ciudad”, denunció la Comisión Interna en un comunicado fechado el 23 de febrero, agregando que el precio del alquiler no es más que un “paliativo”.

En efecto, hasta que se gestione la compra definitiva del inmueble, el gobierno de la Ciudad pagará un total de 35 millones de pesos anuales en concepto de alquiler, un negocio poco redondo para el Banco. Por la ex fábrica Canale, a la que se trasladarán los ministerios de Desarrollo Urbano, de Ambiente y Espacio Público, de Modernización, de De­sarrollo Económico y la Subsecre­taría de Tránsito y Transporte, el gobierno porteño pagará un total de $197.870.324 hasta 2017, una cifra muy superior a la que desembolsará por el flamante edificio de Foster.

Pero por ahora todos son festejos en el PRO. La sede de Parque Patricios albergará a 1200 personas, y ya están en pleno funcionamiento la Subsecretaría de Planeamiento y Control de Gestión, la Dirección General Técnica, Administrativa y Legal de la Jefatura de Gabinete, la Unidad de Proyectos Especiales CUMAR y la Subsecretaría de Asuntos Públicos. Cuando termine la mudanza, también funcionará allí la Dirección General de Cultos, la Subsecretaría de Contenidos, la Secretaría de Comunicación Social, la Subsecretaría de Medios y Prensa, el Ministerio de Gobierno, la Secretaría General de Gobierno, la Subsecretaría de Relaciones Internacionales e Institucionales, y la Secretaría de Medios. Mauricio Macri y la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, pasarán sus últimos meses de gestión en ese edificio.

Bolívar 1, por su parte, será la sede del Ministerio de Hacienda, que hoy tiene sus dependencias atomiza­das en distintos espacios. La Casa de la Cultura, ubicada en Avenida de Mayo 575, se­guirá siendo sede del Ministerio de Cultura, y se prevé que eventualmente se le sume el Ente de Turismo.

Vidriado-Parque-Patricios-BANCO-CIUDAD_CLAIMA20130925_0051_14

Comentarios

Ingresa tu comentario