Buenos Aires, 23/08/2017, edición Nº 2082

Luis Cevasco aseguró que el mantero es “víctima” de las organizaciones

El fiscal general adjunto de la Cuidad dice que los vendedores están en una situación de "semi esclavitud". "Nosotros no vamos sobre el mantero, investigamos a las organizaciones", afirmó.

(CABA) En 2015 se realizaron 3320 denuncias en la ciudad de Buenos Aires por la venta ilegal de mercadería en la vía pública, un 13,5% menos que el año anterior. En 2014 las denuncias fueron 3837.

“Nosotros no vamos sobre el mantero, investigamos a las organizaciones”, dice en diálogo con InfobaeTV Luis Cevasco, fiscal general adjunto de la ciudad de Buenos Aires y que ahora está a cargo de la Fiscalía General tras la salida de su titular, Martín Ocampo, nuevo ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires.

En el primer mes del año, los fiscales penales, contravencionales y de faltas de la ciudad intensificaron los allanamientos sobre los “manteros“. Cevasco reconoce que el cambio de Gobierno nacional influyó en el avance de los procedimientos judiciales. “Generó el cambio de gestión en la Policía Federal que así volvió a responderle al Poder Judicial de la ciudad“, explica Cevasco.

La Policía Metropolitana realizó el miércoles pasado cuatro allanamientos en el barrio de Caballito -ya se realizaron 40 en el último año y medio en esa zona- en los que se secuestraron 100 bultos de mercadería. En la avenida Avellaneda, en Flores, a fines de enero se realizaron 25 procedimientos en los que se secuestraron 400 bultos de mercadería y ocho vehículos.

El fiscal general señala el mantero es una “víctima” y que detrás de ellos hay organizaciones que reclutan: “El espacio público se ocupa de la siguiente manera: hay un dueño de la vereda, generalmente en connivencia con la policía, que es el que le permite al mantero estar y le garantiza trabajar pese a estar prohibido. Por eso cobra. Con el mantero negocian distintos grupos de organizaciones que son los que traen la mercadería, desde cds, juguetes, ropas, lo que sea”.

La complicidad policial con las organizaciones llegó hasta el Ministerio de Seguridad de la Nación. “En la zona de caballito tenemos 14 policías de la Comisaría 12 involucrados como participes de la organización. Los manteros hicieron referencia a una reunión en el Ministerio de Seguridad de la Nación en la que les garantizaron que iban a poder vender. La reunión fue en 2014. En ese momento la conducción del ministerio era Sergio Berni (NdA: Berni era el secretario de Seguridad y María Rodríguez la ministra). Cuando vinieron a indagatoria los policías dijeron que tenían orden de no intervenir y nos trajeron notas firmadas diciéndoles que no debían intervenir en materia contravencional“, relató Cevasco.

Los barrios donde mayor cantidad de venta ilegal hay son Liniers, Caballito, Flores, Once, Retiro, Constitución y la avenida Cabildo.

La venta ilegal de mercadería es una contravención establecida en el artículo 83 del Código Contravencional que se castiga con una multa de 200 a 600 pesos y de cinco a 30 mil pesos para quien es organizador y que no pena “la venta ambulatoria en la vía pública o en transportes públicos de baratijas o artículos similares, artesanías y, en general, la venta de mera subsistencia que no impliquen una competencia desleal efectiva para con el comercio establecido”.

“El mantero trabaja de sol a sol, no tiene obra social, aportes patronales y está sometido a la organización a la cual le debe el costo de haberlos traído y viven en condiciones de hacinamiento, prácticamente una situación de semi esclavitud. El problemas social existe pero no es un problema de gente que en condición de pobreza se larga a vender en la calle, sino que es gente que está en situación de pobreza y es explotada por las organizaciones. Nadie puede ir a instalarse a vender porque no dura ni 10 minutos”, graficó el fiscal general. NR

Luis Cevasco2

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario