Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Lugares cercanos para disfrutar un fin de semana

Pueblos rurales, como Carlos Keen, atraen por su tranquilidad

(CABA) Escaparse de la ciudad durante el fin de semana es una alternativa, o a veces una urgencia, para los porteños que no se tomaron vacaciones. Y no tienen necesidad de trasladarse hasta la playa para despejarse: a menos de 200 kilómetros de la Capital, las localidades rurales bonaerenses son destinos ideales para concretar una estadía fugaz. Carlos Keen y Uribelarrea son los más cercanos de un posible circuito, pero existe una decena más.

A pesar del calor, los sábados y domingos miles de personas viajan hacia los pequeños pueblos de la provincia de Buenos Aires para disfrutar de la tranquilidad, el aire libre y los platos típicos, que van desde el asado y las picadas hasta las pastas caseras o alguna carne de caza. Hay estancias, hoteles, hosterías y campings que ofrecen alojamiento con pileta, por entre $ 200 y $ 2000 el día. Unos pocos cuentan, además, con balneario.

Ésos son los principales atractivos que tientan a los viajeros para llegar hasta allí. Y que, según los comerciantes locales, permiten sacar ventaja ante la muchedumbre de Mar del Plata o de Pinamar durante enero, cuando se moviliza la mayor cantidad de veraneantes.

El 85% de los visitantes proviene de la Capital y el conurbano bonaerense, según estimaciones de los municipios consultados. “Las localidades rurales se consolidan gracias a que los turistas eligen pasar el día o el fin de semana a no más de 200 kilómetros de su ciudad, para cortar con la rutina”, opinó Ignacio Crotto, subsecretario de Turismo de la provincia de Buenos Aires.

Fue en los últimos 15 años cuando se transformaron en polos gastronómicos o sitios de interés cultural donde conviven capillas, pulperías, almacenes, casonas antiguas y ancianos de rostros gastados que murmuran historias gauchescas.

Muchos de esos sitios integran el catálogo de doce pueblos turísticos, ideado hace años por la Subsecretaría de Turismo bonaerense para incentivar allí el desarrollo de emprendimientos. Para conocerlos, hay que adentrarse en una de las tantas rutas que convergen en la Capital. Aquí, algunas opciones para armar un circuito:

Carlos Keen es, quizás, el pueblo turístico más conocido de la zona. A unos 83 kilómetros de la Capital y a 13 de Luján por la ruta 7, esa localidad de antiguas casas y una estación ferroviaria en el centro invita a transportarse en el tiempo. En 2003, fue declarado Poblado Histórico. Los fines de semana unas 5000 personas llegan desde la gran ciudad para conocerlo, según la Dirección de Turismo de Luján. Y parece extraño pero, con apenas 1000 habitantes, contando también a quienes viven en el campo, alberga nada menos que 14 restaurantes. FB

Comentarios

Ingresa tu comentario