Buenos Aires, 24/05/2017

Luego de 22 años se volverán a fabricar vinilos

Por primera vez desde 1993, dos empresas, Láser Disc y Morello, volverán a producir discos de vinilo

(CABA) Tras las exitosas reediciones de viejos clásicos del rock y producto del creciente interés del público, dos empresas locales, Láser Disc y Morello S.A. ultiman detalles para comenzar a producir discos de vinilo, algo que se dejó de hacer en 1993. Ambas compañías, de larga trayectoria en la industria, estiman que comenzarán a fabricar a mediados de año, para responder la demanda de discográficas, artistas y gente de todas las edades por la música en formato analógico.

“El proceso es igual que en los 70, pero la maquinaria (dos prensas, calderas, moldes y cortadoras) es toda nueva, importada desde Alemania”, explicó a Nicolás Muscó, gerente comercial de Láser Disc. El ejecutivo adelantó que toda la infraestructura está montada, que involucró una inversión de un millón de dólares, y que cuenta con una capacidad para fabricar 40.000 unidades mensuales. “El objetivo es cubrir el mercado local, Chile, Perú y Brasil, los países donde tenemos presencia”, acota Muscó.

Con su casa matriz en el barrio porteño de Mataderos, Láser Disc es la fusión de American Recording (fabricaba casettes) e Industrias Plásticas Juramento, la última empresa que dejó de fabricar vinilos en la Argentina, víctima de los casettes y la irrupción de los CD. Muscó recuerda que “las últimas reposiciones en vinilo se hicieron hasta comienzos de 1994, mientras se iba desactivando la fábrica”. Parecía el final: fue un espejismo.

“Ya tenemos un master listo para comenzar. Estamos armando una fábrica con dos prensas, en una primera etapa, con capacidad para llegar hasta 16”, comenta Mariano Morello, propietario de Morello S.A., una gráfica cuyo principal negocio es la impresión de tapas y sobres para discos compactos, de vinilo y CD, todo atado a la demanda de los sellos discográficos.

Morello cuenta que inicialmente estarán en condiciones de producir hasta 50.000 discos mensuales, a partir de mayo o junio de este año. “Sabemos que existe una demanda latente, pero el disco hoy no es un producto masivo, no es un mercado tan grande”, apunta, aludiendo a la posibilidad de sumar nuevas prensas y equipos para incrementar la producción.

En rigor, Morello está armando las instalaciones en su depósito de Parque Chacabuco, una construcción que perteneció a CBS y Columbia cuando ambos sellos (antes de ser compradas por Sony Music) fabricaban en el país. Así las cosas, los dos proyectos surgen de los vestigios de una industria que nunca murió del todo. A pesar del avance de la música digital, el auge del MP3 y el iPod, y más recientemente el streaming (Spotify, por ejemplo), el mercado del vinilo resistió en locales de compraventa de usados, ferias y parques vintage y en un puñado de disquerías especializadas. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario