Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

Para los turistas, comprar en Buenos Aires es casi tan caro como en Nueva York

El combo Big Mac cuesta US$ 4,49 en Estados Unidos, muchos menos que en la ciudad, cuyo valor es US$ 7, 14; el precio de la ropa, otra de las diferencias.

(CABA) Un porteño empedernido puede sacar una batería de argumentos para defender las bondades de Buenos Aires como destino turístico, pero la marcha de la inflación durante el kirchnerismo y en los primeros cuatro meses de gobierno de Mauricio Macri puso en entredicho al menos uno de esos beneficios: la conveniencia económica. A tal punto que Nueva York, distrito neurálgico para el mundo corporativo, uno de los destinos más elegidos por los viajeros internacionales y también una de las ciudades más caras del planeta (en varios ránkings aparece entre la sexta y la séptica entre las más caras) puede pelear con la Capital en cuanto a los precios de algunos productos de uso cotidiano para el turista, según un relevamiento de La Nación en ambas ciudades.

Quien busque la austeridad y al mismo tiempo sea fanático del fast food puede encontrar una combinación adecuada en la metrópolis norteamericana. Allí, el combo de Big Mac de Mc’Donalds cuesta US$ 4,49 en un local ubicado a metros de la emblemática intersección de Times Square, por debajo de los US$ 7,14 que vale en un local de Palermo, si se toma un tipo de cambio de 14,7 pesos. Y se puede llevar un café en el mismo local por US$ 1.

Quien se esmere en la práctica del regateo también se puede comer un pancho en alguna esquina a US$ 1, casi al mismo nivel que en la Argentina, aunque deberá convencer al vendedor con un poco de insistencia. De lo contrario los valores se pueden hasta cuadruplicar.

En otros ítems los valores de Nueva York superan con holgura a los de Buenos Aires. Por caso, la barra de cereal más barata de los locales que trabajan en la 7° Avenida y la calle 58 no baja de US$ 2, más del doble que los US$ 0,95 que cuesta el mismo producto en un kiosco porteño.

Algo menor es la diferencia en la lata de Coca Cola. Si se la compra una botella de 500 ml en la calle cuesta US$ 2, 63% más que en la ciudad de Buenos Aires. En el caso de la cerveza, la diferencia es mayor: US$ 4 contra 1,7 dólares.

El transporte sigue siendo el gran abismo en la lista de precios del turista. Pese a la quita de subsidios que comenzó a funcionar en el país el 8 de abril pasado, los subtes de Buenos Aires continúan muy por debajo de sus referencias regionales y mundiales. Apenas se cobra US$ 0,51 contra los US$ 2,75 que pagan los neoyorquinos, por lo que el problema para el bolsillo se soluciona sólo caminando o andando en bicicleta, una opción muy difundida.

Quizás lo oneroso del transporte se compense con otros guiños al consumo que Nueva York le hace a los turistas, como los negocios de liquidación de indumentaria de la calle Broadway, de Brooklyn o de la cercana Nueva Jersey. El universo de la ropa parece inabarcable, pero alcanza con decir que un jean de primera marca puede salir un 15% de lo que cuesta en un shopping de Buenos Aires. Los empresarios porteños de la moda suelen quejarse de esa afirmación. Aducen, entre otras cosas, que no se trata de modelos nuevos ni tienen el gasto en publicidad y la presentación de las grandes tiendas. Ese argumento no parece convencer a los cientos de turistas que todos los días llegan al país con sus valijas llenas. NR

buenos aires mcdonalds
Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario