Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Los teatros deberán estar en regla para brindar shows

Las salas clase B deben reunir los requisitos edilicios antes de organizar eventos.

(PBA) La justicia porteña confirmó en segunda instancia que cuando un comercio solicita una habilitación por cambio de rubro no puede comenzar a prestar servicios según la categoría hacia la que desea pasar hasta que el trámite no haya concluido y la autorización esté confirmada.

Así lo resolvió la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la ciudad, al confirmar un fallo de primera instancia que había rechazado el reclamo del dueño de un bar del barrio de Monserrat para que, vía una acción de amparo, se le otorgara el permiso para funcionar como sala de teatro independiente.

Según informó el portal web del Consejo de la Magistratura porteño, la cautelar fue impulsada por el responsable de un local situado en la avenida Rivadavia al 1300. El hombre solicitó la habilitación para el rubro “café-bar y venta de bebidas” en marzo de 2014; un año después, pidió ampliarla al rubro “teatro independiente clase B”.

El amparista argumentó que “se vio perjudicado al haber solicitado la habilitación como teatro independiente dentro del marco de la anterior solicitud”, ya que “en virtud de lo establecido en la ley N° 2147 los teatros independientes quedan autorizados para funcionar con la sola iniciación del trámite de habilitación, más allá de lo que se resuelva oportunamente”.

Pero, en su sentencia, la Cámara de Apelaciones consideró que el comienzo del trámite de habilitación no implica habilitación otorgada y que para obtenerla el inmueble debe cumplir todas y cada una de las normativas vigentes que resulten de aplicación para el uso.

Las juezas Mariana Díaz y Fabiana Schafrik sostuvieron que el anexo de la ley N° 2147 detalla que los teatros independientes deben cumplir determinados requisitos, como capacidad de la sala, ancho de pasillos, asientos, mobiliario, sistema de iluminación de emergencia y medios de egreso, entre otros.

Y entendieron que no hay constancias en el expediente de “que se haya acreditado que hubiera cumplido con algunas de las condiciones (…)”. Además, recordaron que el local había sido inspeccionado e intimado por la Agencia Gubernamental de Fiscalización y Control para que se abstuviera de realizar shows en vivo hasta obtener el permiso para ello”.

Comentarios

Ingresa tu comentario