Buenos Aires, 23/05/2017

Los secretos del jugo “veggie” que hace brillar a Flavia Palmiero

Todos los mediodías, la conductora combina ingredientes naturales en pos de mantener su físico de la mejor manera.

(CABA) Flavia Palmiero cumplió 50 años hace poco más de un mes y luce espléndida. Exhibe un cuerpo que, según ella, requiere un trabajo arduo, que se va haciendo cada vez más difícil con el correr de los años, lo que requiere un mayor esfuerzo. “Últimamente me gusta cocinar, pero tengo un hijo que lo hace muy bien desde que tiene diez años y se ha transformado en el dueño de la cocina”, dijo Palmiero, mientras invita a recorrer su casa.

“Hasta el año pasado, por un tema de nervios en la panza, engordé tres kilos. Por el cuerpo que tengo no es nada, una pavada, pero se notaban y fue bastante molesto. No estaba conforme”, explicó Palmiero, madre de Giuliana (27) y Gianmarco (21), quien agregó: “Siempre dormí 8 horas y nunca hice una vida nocturna, ni tomé alcohol o drogas”.

La ex conductora de programas infantiles sostuvo que haber aumentado de peso la llevó a conocer a un médico especialista que “me enseñó a comer de otra manera y poder bajar esos tres kilos. Tenía que alimentarme cada tres horas con pescado, pollo y verduras. Tomar un vaso de agua antes de cenar, tener colaciones a mano y no dejar espacios largos después de cada comida. Ingerir cantidades normales”.

Entre sus cuidados diarios, Palmiero dijo que “a partir de hace un tiempo comencé a tomar jugos verdes, extraídos directamente de los vegetales. Soy fanática de ellos. Todos los días almuerzo un jugo con remolacha, pepino, apio, zapallito, perejil, jengibre, manzana verde y zanahoria”.

En otras entrevistas, Palmiero aseguró que realizaba 45 minutos de gimnasia por día con su personal trainer. “Sólo me operé las lolas. No me tocaría la cara: me preocupa ver como muchas mujeres se deforman. Respecto a las cremas, las uso a diario y sólo me maquillo para trabajar; hay que dejar respirar la piel. Tomo sol, pero con protección”.

Además, reflexionó: “En la sociedad moderna hay una obsesión por ser diferente y eso no es positivo. Me parece que si una persona nació de una manera específica, debe intentar conservarse lo mejor posible dentro de esa línea. Existe un problema más grave que tiene que ver con no aceptarse a sí mismo y querer ser otra persona. Tratar de estar bien con lo que se tiene y con esas armas salir al mundo”.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario