Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

Los romances lésbicos están de moda en la tele

Florencia y Jazmín en Las Estrellas y Paulina y Bianca en El maestro acaparan la atención por El Trece.

(CABA) En tiempos de diversidad sexual ya no llaman la atención (no debería) las historias de amor homosexual. Las ficciones locales, en horario central, se hacen eco de esa naturalidad para contar dos romances entre mujeres en las dos tiras de El Trece, actualmente en el aire.

Por un lado, Florencia y Jazmín en Las Estrellas (lunes a viernes a las 21.30); por el otro, Paulina y Bianca en El maestro (miércoles, a las 23).

El denominador común de las dos parejas femeninas es la relación amorosa. Por lo demás, no se parecen en nada. Como cualquier romance, cada uno, es un mundo en sí mismo.

Las chicas de Las Estrellas son frescas, están en un momento de la vida en donde aún todo es posible. Flor Estrella (Violeta Urtizberea), una de las dueñas del hotel y, Jazmín (Julieta Nair Calvo), la cocinera del lugar se encontraron casi sin darse cuenta, enamoradas. Jazmín apareció en la historia desde un principio, segura de su elección sexual. A Flor le costó reconocerlo. De novia con un hombre, Dani (Nazareno Casero), estuvo a punto de casarse con él hasta que asumió que era otra chica quien en realidad le movía el piso.

El romance despertó interés enseguida, con miles de fans que, en las redes sociales se identifican como Flormín, uniendo los nombres de ambas, como ocurre cada vez que una historia de amor de ficción apasiona a los televidentes.

El primer beso entre ambas generó grandes expectativas y las chicas ya tuvieron un encuentro íntimo. Están entusiasmadas pero claro, para sumarle pimienta a la historia, habrá una tercera en discordia (Flor Otero).

La otra historia de amor es menos naif. La protagonizan Inés Estévez (Paulina) y Luz Cipriota (Bianca) en la tira que encabeza Julio Chávez.

Paulina es una ex bailarina, competitiva,tan sofisticada como maliciosa cuyo mayor interés en destruir a su ex marido, Prat (Chávez). Y su aliada e incluso su instrumento para lograrlo es Bianca, su pareja. Bianca es bailarina, sucesora de Paulina, bella y talentosa, pero también con mucha ambición. Y eso es lo que las mueve a ambas. Paulina viene preparando a Bianca para ganar una beca internacional como un modo de vengarse contra su ex.

La relación entre ellas, por ahora, parece armoniosa. Se miman en público y en privado y aparentemente no presentan grandes conflictos rodeadas de lujo y glamour. Pero claro, es una tira y todo puede pasar. Mientras, lo que importa es el amor. NR


Fuente consultada: Clarín

 

Comentarios

Ingresa tu comentario