Los riesgos del mercado: la letra chica de productos de La Serenísima...

Los riesgos del mercado: la letra chica de productos de La Serenísima y Knorr

(CABA) Las etiquetas de los productos que compramos son una valiosa fuente de información acerca de lo que vamos a consumir, nos “hablan” de sus ingredientes, de su peso, de cuánto tiempo tenemos para comerlo en sus mejores condiciones y en algunos casos hasta de su contenido nutricional.

Es importante que nos habituemos a leerlas porque muchas veces nos pueden advertir que nos están dando “gato por liebre”.

Hasta hace poco, la crema de leche de La Serenísima declaraba en sus potes que su único ingrediente era “Crema de leche”. Nada sorprendente. Pero algo esencial cambió. Ahora se vende como “crema de leche” pero en sus potes figura que sus ingredientes son:

1. Crema de leche
2. Leche descremada
3. Goma Guar (espesante) Cod. E412 “Inofensivo”
4. Goma Xantica (espesante) Cod. E415 “Precaución”
5. Fosfato de sodio (estabilizante) Cod. E339 “Precaución”
6. Tripolifosfato de sodio (estabilizante) Cod. E452i “Precaución”

Aparte de esto, no se ve nada diferente en sus envases. O sea que ya no es “crema de leche” sino un producto químico que contiene una cantidad indeterminada de “crema de leche”. Es de suponer que el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) debe haber aprobado este cambio, pero los precios no han bajado.

crema-serenisima2

En la misma sintonía, una cajita de Caldo de Verduras Knorr, ese que dice “el único con 10 verduras”, “El sabor de siempre” y “bajo en grasas”, en el borde inferior, en letras negras muy chicas dice “Ingredientes”:

1. Sal, no es un aditivo.
2. Primer jugo bovino: o sea grasa de vaca que se extrae con vapor. Se compra en paquetes y suele usarse para freír empanadas.
3. Grasa vacuna hidrogenada: “grasa TRANS”. Código E570, categoría “Precaución”
4. Almidón de maíz, no es un aditivo.
5. Azúcar, no es un aditivo.
6. Vegetales (4,8%) (cebolla, ajo, espinaca, zanahoria, puerro, perejil, repollo, tomate, pimiento rojo, zapallo)- la dosis es muy pequeña.
7. Agua
8. Especias (cúrcuma, apio semilla, pimienta blanca)
9. Resaltadores del sabor: Glutamato monosódico código E671, categoría “Evitar” e Inosinato disódico código E631, categoría “Evitar”  no recomendado en niños ni mujeres embarazadas
10. Emulsionantes (mono y diglicéridos de ácidos grasos) código E471, categoría “Precaución”
11. Colorantes: caramelo y Dióxido de titanio código E171, categoría “Evitar”
12. Acidulante: ácido cítrico código E330, categoría “Inofensivo”

En el frente de la caja, abajo, al pié, muy chico también dice: “Este producto no es apropiado para niños menores de un año por su contenido de nitratos.”

Los aditivos forman parte de la industria alimenticia desde siempre y deben ponerlos en la etiqueta. Los Códigos E son los usados internacionalmente para la clasificación de Aditivos Alimentarios.

La expresión de toxicidad indica el riesgo cuando estas sustancias son ingeridas “de forma ocasional, en las cantidades añadidas al producto y siempre y cuando no sea alérgico al mismo”.

Lo que es claro en el caso del cubito es que el riesgo no es nulo, por algo ponen – casi ilegible – que no es apto para menores de un año, aunque no mencionan a las embarazadas y sus embriones o fetos, que podrían correr riesgos mayores.

knorr

Fuente: pajarorojo.com.ar