Buenos Aires, 18/08/2017, edición Nº 2077

Los puestos callejeros de frutas y verduras se expanden por la Ciudad

Ofrecen precios hasta 60 por ciento inferiores a los de las verdulerías. Cámaras de comerciantes denuncian falta de controles bromatológicos e impositivos.

(CABA) Se los ve cada vez con más habitualidad en las calles de la Ciudad de Buenos Aires. Y sus precios –hasta 60 por ciento más baratos que en los comercios- atraen a cientos de clientes. Ellos son los denominados “manteros de frutas y verduras”, una tendencia que crece sin controles bromatológicos ni impositivos.

La base de su éxito se basa especialmente en la diferencia de valores. Por ejemplo, en uno de los puestos callejeros ubicado en la zona del Abasto el kilo de manzanas cuesta 20 pesos, mientras que en una verdulería en la misma cuadra, a unos 20 metros, el precio es de 25 pesos.

“Eventualmente compro en los puestos porque en la verdulería no exhiben todos los precios, hay que preguntar uno por uno, y acá las cosas están más baratas”, dijo a la agencia estatal Télam Francisco Silva, un vecino de la zona porteña del Abasto mientras llenaba su bolsa de verduras.

“También prefieren comprar aquí por el trato”, ya que “en las verdulerías a veces no los dejan ni elegir la mercadería”, añadió el hombre que prefirió no dar su nombre.

Del otro lado de la mesa, el vendedor ambulante que trabaja hace un año y medio en ese barrio señaló que algunas personas “no tienen la solvencia para comprar en la verdulería”, por lo que deciden hacerlo en los puestos que, según él, ofrecen mercadería de “buena calidad a bajo costo”.

La tendencia se repite con otros productos: el kilo de tomate 10 pesos, mientras que en la verdulería sale 15; la ciruela 30 pesos el kilo contra 50; el durazno 20 pesos el kilo contra 50 en la verdulería, y por último, el puestero ofrece dos paltas por 18 pesos mientras que en el local se vende una por 15.

Esta diferencia no atrae a todos los clientes, como señaló otra vecina que se acercó a un puesto a consultar pero no compró porque según ella las balanzas de los manteros “no están bien”, y además ofrecen mejores precios “porque no pagan alquiler ni impuestos”.

El vicepresidente de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba), Vicente Laurenzo, advirtió al respecto que “no hay ningún tipo de control” bromatológico sobre las frutas y verduras que se venden en la calle.

En ese sentido consideró que es necesario “erradicar todo lo que sea venta ilegal de alimentos”, ya que ponen en circulación, por ejemplo, “partidas que fueron rechazadas por exceso de pesticidas o herbicidas, y que pueden hacerle daño al consumidor”.

Según el último informe de la Fecoba de diciembre del año pasado, se consideran puestos de venta ilegal a aquellos “que se encuentran instalados, en la vía pública, siempre en el mismo lugar, ya sea con un caballete, mantas en el piso o sobre paredes”.

En ese trabajo se contabilizaron 6.599 puestos de venta ilegal en la Ciudad de Buenos Aires, de los cuales 517 son de alimentos y bebidas, pero no se proporcionan datos específicos sobre el rubro de frutas y verduras.

Por su parte, la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad, informó que en 2015 realizó 1.385 inspecciones a puestos ambulantes ilegales de venta de comida, y que como resultado se decomisaron más de 17 toneladas de alimentos.

En tanto, desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño destacaron que en la ciudad hay puestos que sí están habilitados para vender alimentos, entre ellos frutas y verduras, la mayoría de ellos ubicados en la Costanera Sur y Norte, y otros que participan de las Ferias Itinerantes de Abastecimiento Barrial (FIAB) que funcionan en doce plazas y parques porteños de martes a domingo de 8 a 14. NR

frutas verduras manteros3

Comentarios

Ingresa tu comentario