Los porteños pierden hasta 18 días al año en ir y volver...

Los porteños pierden hasta 18 días al año en ir y volver de trabajar

(CABA) Los 15 o 20 minutos que Valeria Segura espera al colectivo 29, al rayo del sol en verano o tiritando de frío en invierno, la sacan de quicio. “Y cuando viene, pasan tres juntos. Quisiera que alguien pueda explicarme el porqué. Una vez que me subo, tardo media hora hasta mi trabajo. ¡Pero con semejante espera se transforma en mucho más!”, comenta, irritada. De lunes a viernes, Valeria, de 28 años, viaja desde Palermo hasta Núñez y, cuando el colectivo no llega, no le queda más remedio que tomarse un taxi, que, según ella, le “roba” $ 100.

A Gisel Difeo, de 27 años, le sucede algo parecido. “Si el 60 no viene, a veces me tomo un taxi hasta el subte o, si no, voy caminando directo hasta el trabajo. Pero como vivo en Saavedra y trabajo en Palermo tengo cerca de dos horas de caminata. Si logro tomar el colectivo, el viaje dura media hora”, confiesa. Pero Gisel y Valeria no son las únicas que pierden tiempo a diario en los trayectos de ida y de vuelta del trabajo.

Según una encuesta realizada entre 1004 personas que viven y trabajan en la Capital por Poliarquía Consultores para el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (Cesba), los porteños invierten en promedio 76 minutos diarios en los viajes al trabajo. El tiempo equivale a 13 días al año inutilizados arriba de un medio de transporte.

Esos 76 minutos -resultantes de un promedio entre quienes combinan más de un medio de transporte para ir a trabajar y quienes se movilizan sólo en uno- decrece a 65 minutos diarios en este último caso y aumenta significativamente a 106 minutos diarios para quienes realizan transbordos en sus traslados hacia y desde el trabajo. Para ellos, son 18 los días anuales que transcurren viajando por motivos laborales.

Sin embargo, sólo un 27% de los consultados admitió realizar combinaciones. En uno y otro caso, la encuesta contempló el tiempo que transcurre desde que la persona logra tomar un medio de transporte -en algunos casos será el único y, en otros, más de uno- hasta su llegada al trabajo. No contabiliza, en cambio, la espera inicial, un factor que ciertamente influye en la experiencia de viaje de los pasajeros, como lo demuestran los testimonios de Valeria y Gisel, y de muchos más porteños.

Trastornos cotidianos

Para peor, los pasajeros ni siquiera pueden disfrutar durante los trayectos de viajar sentados y cómodos, con aire acondicionado en verano y calefacción en invierno, relajados y con poco tránsito, durante esas dos o tres semanas que destinan por año a los traslados laborales.

La realidad delata un panorama bastante crítico. Viajar hacinados en hora pico y con calor por la falta de ventilación, desviarse cuadras y cuadras por manifestaciones u obras en construcción que obstruyen el paso y esperar por larguísimos ratos la llegada de algún colectivo son parte de la vida cotidiana de los porteños.

Desde hace más de seis décadas, la población de la ciudad posee 3.000.000 de habitantes. Sin embargo, la infraestructura vial colapsa cada vez más a menudo. Ello sucede en gran medida porque, pese a la relativa estabilidad poblacional, según el gobierno porteño 2.950.000 personas ingresan diariamente a la ciudad desde diversos municipios del Gran Buenos Aires. Vienen con ellas casi un millón de automóviles, aunque más de la mitad ingresa en colectivo o tren.

“Resulta clave que la administración porteña, en articulación con los gobiernos nacional y provincial, se involucre en acciones que permitan mejorar las distintas alternativas para viajar y moverse mejor en la ciudad”, expresó el presidente del Cesba, Federico Saravia. Entre quienes contestaron la encuesta de Poliarquía, el 55% va a trabajar en colectivo, 15% lo hace en auto y 12% lo hace en subte. El resto, va a pie o utiliza otro medio.

El secretario de Transporte de la ciudad, Juan José Méndez, destacó que uno de los objetivos de la gestión es que, para el ciudadano, el transporte público resulte más interesante que el auto particular. “Para esto estamos mejorando la calidad del servicio. Reduciendo tiempos de viaje con el Metrobus, mejorando la frecuencia en el subte, incorporando mejores paradores y tecnología para hacer el servicio más previsible. El transporte público tiene que ser la opción más inteligente, porque es económico, sustentable y rápido”, dijo.

En tanto, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, destacó la recuperación integral del sistema ferroviario que lidera. “El impacto va a ser fortísimo. Calculamos que se duplicará o triplicará la cantidad de pasajeros por la mejora en las flotas, la mayor frecuencia, el menor tiempo de recorrido y la llegada al Obelisco. Incluso, lo utilizarán para viajar entre barrios dentro de la ciudad”, dijo.

Recordó que el plan prevé la eliminación de decenas de barreras en el área metropolitana, lo que dará más fluidez a su vez a los autos y los colectivos. Respecto de estos últimos, se sumará tecnología -recordó- para dar mayor información al usuario y favorecer así la previsibilidad del sistema. El Metrobus y la pavimentación de rutas en el conurbano son otros elementos que cambiarán las experiencias de viaje, sostuvo Dietrich.

Por ahora, los padecimientos continúan. Carlos Juárez, de 36 años, vive en Congreso y trabaja sólo dos horas por día (entre las 16 y las 18) en un puesto de empanadas. Para llegar al local utiliza el colectivo. Entre ida y vuelta tarda alrededor de dos horas, es decir, el mismo tiempo que efectivamente trabaja.

El informe, fechado en marzo de 2015, también reveló que los problemas exceden los horarios pico. Por ejemplo, los entrevistados dijeron destinar en promedio más tiempo a los viajes realizados entre las 9 y las 10 (40 minutos) que antes de esa hora (entre 32 y 35). En la vuelta a casa, en promedio, los porteños invierten 45 minutos si se trasladan entre las 19 y las 20, cifra que cae abruptamente a 33 minutos después de ese horario.

S.C.