Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Los planes de Macri de cara al balotaje: contactos con la oposición, nuevos spots y actos de gestión

Los cerebros de la campaña están convencidos de que el voto rechazo hacia Macri ya no es tan complejo. Cuál es la estrategia para la segunda vuelta.

(CABA) Rostros pesados, ojos irritados y demasiada algarabía. Las huellas de los extensos festejos post elecciones quedaron al desnudo el lunes, en el tradicional almuerzo en Parque Patricios.

Mauricio Macri deambulaba por su oficina con paso cansino, en el tercer piso de la sede del Gobierno porteño. La diputada Patricia Bullrich llegó al salón comedor cerca de las 13: agitaba en alto su brazo derecho, sonriente. José Torello, apoderado del PRO y uno de los hombres más íntimos del candidato presidencial, se burlaba de aquellos que habían subestimado la postulación de su amigo. Cerca suyo daban cuenta de una decena de embajadores de primera línea que tras la contundente performance electoral de Cambiemos habían llamado para saludar.

Emilio Monzó, armador político, subió con esfuerzo las escaleras centrales del coqueto edificio, con una sonrisa indeleble en su rostro. Horacio Rodríguez Larreta se cruzó a Mora Jozami mientras enfilaba hacia el comedor, donde esperaban milanesas con puré, sopa y mousse de chocolate. Jozami es el cerebro de la implementación y coordinación de las casi 1.900 mesas testigo con las que Macri se enteró entrada la noche del domingo que la elección venía más que bien.

Habían pasado una docena de horas desde los festejos de la noche anterior y Jozami, clave en el equipo de Marcos Peña, todavía llevaba puesta la pulsera rosa que le daba vía libre por todo el búnker de Costa Salguero. María Eugenia Vidal, flamante gobernadora electa, fue una de las últimas en llegar al almuerzo: fue aplaudida durante todo el trayecto que separa a su oficina de la de la sala comedor, en la otra punta del tercer piso.

En estas últimas horas, Macri y su entorno vivieron los días más felices desde que se aventuraron hace unos diez años en la ciudad de Buenos Aires. Se transformaron en la sensación televisiva del momento: el líder del PRO, Vidal y los principales dirigentes fatigaron tras la elección del domingo los canales de televisión, de aire y cable, con récord en las mediciones de rating. Pidieron por favor terminar el raid mediático lo más temprano posible –algunos no pudieron cumplir- para dormir.

El jefe de Gobierno y sus dirigentes tenían previsto descansar hasta ahora entre el jueves y el fin de semana, antes de encarar el sprint final de cara al ballotage del 22 de noviembre, mientras los estrategas comunicacionales y creativos del PRO someten a Macri a los últimos ensayos de laboratorio. Ayer, con el resultado electoral todavía caliente, el equipo encargado de los estudios cualitativos se encontró con una novedad reconfortante. Los encuestados que hasta ayer miraban con recelo al candidato y se incomodaban al elegirlo –aquellos ubicados en la franja de los que “podrían votarlo”-, se quitaron algún prejuicio tras el resultado del domingo, según confiaron desde el PRO a Infobae.

La noticia fue recibida con satisfacción en Cambiemos, que todavía no sale del asombro por la soberbia performance electoral de las elecciones. Los cerebros de campaña están convencidos de que el voto rechazo hacia Macri ya no es tan complejo como antes. Toda una novedad en la que ahora deberá trabajar mucho más Daniel Scioli.

En estos días, Macri se dedicará a desmenuzar con su equipo las diversas variables de los resultados de anteayer y empezará a intensificar los contactos con la oposición para captar a los electores que eligieron al resto de los candidatos, en especial a Sergio Massa. La semana pasada, Infobae había publicado que el jefe de Gobierno retrasaba el anuncio de su eventual gabinete para dejarle espacio a futuros aliados. El líder del Frente Renovador podría ser uno de ellos.

Pero si Macri quería aprovechar el fin de semana para desenchufarse de la campaña tal vez también deba hacerse un hueco para la filmación de los nuevos spots, en lo que ya trabaja el equipo creativo, con Joaquín Molla a la cabeza, y que recién podrán publicitarse a partir del jueves 5 de noviembre, de acuerdo a la normativa vigente. Molla ya trabaja en los guiones de los mismos. Se filmarán entre el fin de semana y el lunes, luego se editan y se aprueban entre el martes y el miércoles. La idea irá en línea con el discurso del candidato presidencial en la noche del domingo: insistir en que nadie quedará relegado en una eventual presidencia suya. Una convocatoria amplia.

Macri tendrá hoy su primer acto de gestión tras los comicios del domingo: encabezará el aniversario de la creación de la Policía Metropolitana. Será en medio de los rumores de eventuales acuerdos de cara a la segunda vuelta. Con la mirada puesta en los próximos pasos de Massa.

macri vidal3

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario