Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Los permisos para obras nuevas cayeron 46%

Tal como lo adelantó parabuenosaires.com en el día de ayer, se oficializó dicha caída en un mercado inmobiliario que busca ideas para sortear la crisis. Los pedidos de obras nuevas se desaceleran con más fuerza. (Ciudad de Buenos Aires) Exactamente cuando se cumpla un año del inicio de las restricciones para la compra de divisas, el Banco Central pondrá en vigencia la veda total para la adquisición de dólares con base sobre...

Tal como lo adelantó parabuenosaires.com en el día de ayer, se oficializó dicha caída en un mercado inmobiliario que busca ideas para sortear la crisis. Los pedidos de obras nuevas se desaceleran con más fuerza.

(Ciudad de Buenos Aires) Exactamente cuando se cumpla un año del inicio de las restricciones para la compra de divisas, el Banco Central pondrá en vigencia la veda total para la adquisición de dólares con base sobre créditos hipotecarios. Sólo se podrá operar propiedades en pesos. La medida, que se hará efectiva el 1 de noviembre, profundizará el deterioro del mercado inmobiliario: una de las manifestaciones más potentes es la caída en nuevos emprendimientos.

De acuerdos a los últimos datos disponibles, entre enero y mayo, la cantidad de metros cuadrados (m2) registrados para obras nuevas cayeron 46,3 por ciento en la Ciudad de Buenos Aires respecto al mismo período del año pasado. El peor mes fue mayo, cuando la baja fue del 68,8%. Los datos surgen de un informe de la consultora Reporte Inmobiliario (RI) a partir de datos oficiales del gobierno porteño.

El flujo de permisos para construir en un termómetro de lo que pasará en el futuro: las obras que empiezan hoy estarían listas en dos o tres años. “Al día de hoy, no está más el eslabón de la compra de dólares; tradicionalmente la compra-venta de un inmueble ha sido visto como una forma de mantener valor en moneda extranjera”, explicó Germán Gómez Picasso, director de RI. Para 2014, 2015 y 2016 se espera un escenario de pocas obras finalizadas.

Tres de cada 4 m2 nuevos que se edifican en suelo porteño son para viviendas. Esta porción de unidades nuevas son el 20% de las operaciones inmobiliarias locales. Actualmente las unidades terminadas se están tratando de vender de cualquier forma, en pesos principalmente, pero la incógnita que sobrevuela es: ¿los constructores reinvertirán los pesos en nuevos proyectos si el inmueble dejó de ser un bien de resguardo en dólares? Aún nadie puede responder esa pregunta.

INCENTIVOS EN DÓLARES, OPERACIONES EN PESOS

El mercado inmobiliario desde hace poco más de tres décadas está dolarizado. Los vendedores exigen dólares para deshacerse de sus propiedades: si desean utilizar el dinero de la venta para cambiar de casa deberán pagarla en moneda extranjera y si quieren ahorrar el capital prefieren moneda estadounidense.

“Lo que se ha roto es el círculo virtuoso de ahorro en pesos, compra de dólares y luego adquisición del inmueble”, opina Picasso y agrega “quien desee vender una propiedad y sabe que no podrá obtener divisas, a menos que esté en una urgencia, podría demorar la operación”.

Hugo Menella, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad (Cucicba), grafica que la actividad de las inmobiliarias se ha reducido a la mitad en lo que va del 2012, según un relevamiento del Instituto de Estudios Inmobiliarios.

Toda la cadena, desde la construcción hasta la inmobiliaria, son el 16% del Producto, según Cucicba . Los datos que maneja Cucicba dan cuenta de que la toda la cadena de la “industria inmobiliaria” -construcción, desarrollo y venta- representa el 16% del PBI.

Para Menella la explicación no es sofisticada: “el argentino tiene mentalidad de ahorro en dólares y eso no se cambia con una medida del Central, además con una inflación del 25 por ciento no se le puede pedir a nadie que haga una reserva de valor en pesos”.

Fideicomisos. Los desarrolladores que encaran obras por estos meses están dispuestos a recibir pagos en cuotas en pesos, dado que estos fondos se van destinando al pago de la construcción. Este capítulo es el 10% del mercado, según Cucicba, y no es representativo del total. La gran variable es la venta de unidades usadas.

LA MENOR CANTIDAD DE ESCRITURAS DESDE 2009

En los primeros cinco meses del año se firmaron 4666 escrituras en la Ciudad de Buenos Aires, el volumen más bajo en los últimos tres años. Este dato correspondiente a 2012 muestra una caída del 15,39% respecto al mismo lapso del 2011, según se desprende del último reporte del Colegio de Escribanos de la Ciudad.

Un dato para considerar: los precios no cedieron. El acumulado de escrituras de este año fue por $2143 millones, prácticamente el mismo monto del año pasado y uno de los máximos desde la salida de la convertibilidad. Esto da la pauta de que los valores se actualizan en moneda extranjera.

Carlos D’Alessio, presidente del Colegio, hace una salvedad: “las escrituras que se hacen ahora reflejan en su mayoría operaciones que se hicieron meses atrás; el pronóstico para los próximos meses, sumado a la nueva medida del Banco Central, es negativo para la cantidad de transacciones”.

Vale destacar que el principio de caída del trabajo en las escribanías fue en enero, dos meses después del debut de los controles de la AFIP sobre el mercado cambiario.

CRÉDITOS HIPOTECARIOS

Las hipotecas son actualmente el 7,3% de los préstamos otorgados por los bancos privados, mientras que hace cinco años eran el 27%, según información del BCRA.

Las entidades reorientaron sus líneas hacia la financiación del consumo, dado que se redujo notablemente la capacidad de ahorro de sus clientes por la acción erosiva de la inflación. Menos personas califican para el circuito privado.

Por otra parte, en la banca pública los préstamos hipotecarios son el 31% de su cartera, mientras que hace cinco años eran el 39%.

Las hipotecas siguen siendo una porción pequeña de las operaciones inmobiliarias porteñas, no más del 10% según Cucicba. El medio por excelencia es el pago al contado.

Fuente: La Nación/reporte inmobiliario/ parabuenosaires.com

Comentarios

Ingresa tu comentario