Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Los parquímetros llegan a los barrios

Valeria Pologna es una diseñadora gráfica, de 43 años, que vive en Lacroze y Córdoba, en Colegiales. Por economía, deja su vehículo estacionado en la calle. Y está molesta con la nueva disposición que recaerá en la Capital: el estacionamiento tarifado en los barrios. “Es una locura. También circulo mucho por la zona de Belgrano y si cobran para estacionar, tiene un fin recaudatorio, no veo ninguna razón que tenga...

Valeria Pologna es una diseñadora gráfica, de 43 años, que vive en Lacroze y Córdoba, en Colegiales. Por economía, deja su vehículo estacionado en la calle. Y está molesta con la nueva disposición que recaerá en la Capital: el estacionamiento tarifado en los barrios. “Es una locura. También circulo mucho por la zona de Belgrano y si cobran para estacionar, tiene un fin recaudatorio, no veo ninguna razón que tenga que ver con el ordenamiento del tránsito. Ahora, moverte con el auto te sale una fortuna”, asegura.

Es un hecho: el gobierno porteño extenderá antes de fin de año el estacionamiento tarifado en la vía pública a más barrios de la ciudad, que hoy se instrumenta en la zona del centro a 1,40 pesos la hora y en algunas otras arterias con la conocida tarjeta azul.

Por lo pronto, ya comenzaron los estudios preliminares para aplicarlo en barrios como Palermo, Recoleta, Belgrano, Caballito, Núñez, San Telmo, Villa Urquiza y Flores, entre otros puntos de la ciudad cercanos a centros comerciales o gastronómicos donde hay superpoblación de vehículos.

La controvertida medida, habilitada por la ley aprobada el 11 de noviembre del año pasado, despierta el rechazo de algunos vecinos, pese a que los funcionarios porteños indicaron que los residentes estarán exentos de pagar estacionamiento a 500 metros de su domicilio.

Según la Subsecretaría de Transporte y Tránsito de la ciudad, en la vía pública hay 8000 plazas tarifadas, 4000 con parquímetros en la zona del centro porteño y otras 4000 en distintas arterias donde se abona la tarjeta azul. La Ciudad justifica la puesta en marcha de esta iniciativa, que también contará con el servicio de acarreo de las grúas para los automóviles que estén en infracción, en la necesidad de ordenar el tránsito.

“Buenos Aires, como las grandes urbes, va camino de desalentar el uso del auto particular, para fomentar el traslado en el transporte público. Hay una imperiosa necesidad de ordenar el estacionamiento, pues numerosos barrios están saturados de vehículos y esto genera que en algunas zonas haya caos de tránsito”, dijo Guillermo Dietrich, subsecretario de Transporte de la ciudad. Y agregó: “En principio, a mediados de marzo estarán terminados estos estudios, por tanto se prevé que antes de fin de año se extienda el estacionamiento medido en otros barrios”.

El proyecto también propone nuevas tarifas para el estacionamiento en calles y avenidas porteñas, y presenta una categorización de los usuarios al conceder beneficios para estacionar en su barrio a quienes son residentes. El horario tarifado sería los días hábiles, de 8 a 20, y los sábados, de 8 a 13. En principio, se podría abonar vía teléfono celular, con mensaje de texto, y también con tarjeta de crédito.

LOS VECINOS NO PAGARÁN

Los residentes, que están exentos del pago de la tarifa sencilla (una suma fija), tendrán un descuento del 50 por ciento en los sectores donde se aplique la tarifa progresiva (aumenta en la medida en que acumula horas de estacionamiento). Estarán identificados con una oblea especial que exigirá estar al día con el pago de patentes del vehículo.

En tanto, en las categorías se suma la de “no residentes”, que podrán estacionar su vehículo en las plazas no reservadas, y los “exentos”, que se encuentran liberados del pago de la correspondiente tarifa y que podrán estacionar indistintamente en todas las plazas habilitadas, incluso en las reservadas a residentes.

TAMBIÉN LLEGAN LAS GRÚAS

Por otra parte, el proyecto en cuestión prevé que la convocatoria a licitación para la “concesión de la prestación de los distintos servicios relacionados con el Sistema de Estacionamiento Regulado”, entre los que se encuentra el de acarreo, licitación vencida en 2001 y que se prorroga año tras año. Y la ley establece que sólo podrán levantar autos que estén obstaculizando el tránsito.

Además, una cláusula transitoria determina que si en un año el gobierno porteño no concluye el llamado a licitación de los nuevos servicios, el sistema deberá estatizarse, para terminar con la concesión de hecho que actualmente explotan en la zona norte la firma Dakota, y en la sur, BRD.

EL DATO CURIOSO

GUILLERMO DIETRICH
Subsecretario de Transporte

El funcionario responsable del plan que busca desalentar el uso de autos particulares está convencido de que el Metrobus y la bicicleta son los transportes más viables. Pero Dietrich también integra el directorio de la concesionaria Dietrich SA, contraste que le origina bromas tanto en el gabinete porteño como en su familia..

gentileza infografia
LA NACION

Comentarios

Ingresa tu comentario