Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Los padres de Lucas apuntaron al Gobierno y pidieron “justicia para los responsables”

Familiares y amigos de Lucas Menghini Rey, fallecido en la tragedia ferroviaria de Once, le ofrendaron un emotivo homenaje y reclamaron “justicia para los responsables” del suceso que el miércoles último costó la vida de 51 personas. “Nuestro único objetivo es exigir y obtener justicia para Lucas y para las otras 50 víctimas”, señala un comunicado de los padres de Lucas Menghini, de 20 años, rescatado del tren siniestrado más...

Familiares y amigos de Lucas Menghini Rey, fallecido en la tragedia ferroviaria de Once, le ofrendaron un emotivo homenaje y reclamaron “justicia para los responsables” del suceso que el miércoles último costó la vida de 51 personas.

“Nuestro único objetivo es exigir y obtener justicia para Lucas y para las otras 50 víctimas”, señala un comunicado de los padres de Lucas Menghini, de 20 años, rescatado del tren siniestrado más de 48 horas después del accidente.

La hermana de la víctima agregó: “Lucas murió porque el tren chocó contra la estación de Once por errores y defectos evitables”.

“Maldita es la impunidad”, afirmó María Luján, su madre, que denunció a los responsables de las tareas de rescate que tardaron más de dos días en encontrar el cuerpo de Lucas. “¿Por qué y cómo fue que no recorrieron exhaustivamente desde el primer momento cada centímetro de la formación? ¿No alcanzaban los recursos humanos para cubrir 8 vagones, o sólo fue negligencia, soberbia o incompetencia?”, se preguntó Luján.

La familia de Lucas apuntó directamente a la responsabilidad de la empresa, Transportes de Buenos Aires (TBA), en el siniestro y criticó con dureza la actuación de las distintas administraciones, en especial las declaraciones de miembros del Gobierno de Cristina Fernández.

“Es una necesidad mía, como mamá de Lucas, y en la cual me acompaña el papá y demás familia, expresar mi más enérgico repudio al comunicado emitido por el Ministerio de Seguridad de la Nación, encabezado por la doctora Nilda Garré, en el cual se deja entrever la posibilidad de que Lucas tenga la responsabilidad sobre los sucedido”, declaró

“Ningún usuario puede ser culpable de lo que le suceda en la utilización sin otra opción de transportes saturados y sin mantenimiento adecuado”, denunció Paolo Menghini.

“Queremos justicia para Lucas y para cada una de las víctimas”, concluye el comunicado leído por la familia ante decenas de amigos del joven.

El accidente se produjo el miércoles, en plena hora punta matinal, cuando un tren procedente de la localidad bonaerense de Moreno y cargado con unas 1.500 personas, chocó contra un andén en la estación de Once, una de las tres más importantes de Buenos Aires.

El siniestro, una de las mayores tragedias ferroviarias que ha sufrido Argentina, dejó 51 víctimas mortales y más de 700 heridos.

Tanto el Gobierno nacional como las autoridades municipales elogiaron el trabajo de los equipos de rescate pese a que la familia de Lucas le buscó durante 48 horas y fue su padre quien dio con la pista sobre la ubicación tras revisar personalmente las cámaras de las distintas estaciones.

La gravedad del accidente y las deficientes condiciones del servicio ferroviario de cercanías gestionado por TBA desataron las especulaciones sobre la posibilidad de que el Gobierno de Cristina Fernández retirara la concesión a la empresa, gestionada por los hermanos Cirigliano, próximos a exfuncionarios kirchneristas investigados por corrupción, como el exsecretario de Transportes Ricardo Jaime.

La presidenta argentina aparecerá hoy en público por primera vez desde que se produjo el accidente para encabezar los actos por el bicentenario de la bandera.

Comentarios

Ingresa tu comentario