Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Los nuevos términos sexuales del siglo XXI

Las nuevas y alocadas tendencias.

5383552c096c2_563x327

(CABA) En 1953, Alfred Kinsey realizó un estudio en el que el 5% de las mujeres a las que entrevistó reconocían haber experimentado orgasmos en el gimnasio. Este término deriva de los abdominales, ya que se cree que estos músculos son los que tienen una relación con el placer. Más recientemente, la investigadora Debby Herbenick, codirectora del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana, entrevistó a 300 mujeres de 18 a 63 años. El 19% dijo tener orgasmos haciendo bicicleta o spinning, el 9,3% lo logró escalando una cuerda, el 7% levantando pesas y otro 7% haciendo yoga, máquina elíptica o aerobic. ¿Entienden por qué las mujeres siempre están yendo al gimnasio?

Bangover

Todas las actividades importantes dejan huella. El bangover es una resaca muscular, las agujas que quedan en el cuerpo tras una noche agitada. Dolor en los glúteos, en las ingles o en la espalda. A menudo el bangover va acompañado también de hangover (resaca de alcohol), ya que en muchos casos nunca se llegaría al primero sin pasar antes por el segundo.

Dogging

Tener sexo en lugares públicos. Este término viene de dog -perro, en inglés-. Existen grupos y páginas web, como dogging-spain.com, donde los partidarios de estas prácticas pueden intercambiar impresiones, ver videos y obtener información sobre lugares donde llevar a cabo sus fantasías. Lo normal es tener un auto y citarse en un parque o zona lejos del público. Hay quienes van a ser vistos, otros van sólo a mirar, aunque también puede haber intercambios de pareja y participación del público y existe todo un código de señales.

Efecto coolidge

Se trata de un fenómeno observado en las especies de mamíferos y que consiste en una disposición a mantener relaciones ante la presencia de nuevos compañeros. La reactivación del deseo que toda persona experimenta cuando ha encontrado una nueva pareja. El efecto Coolidge es el enemigo número uno de la fidelidad y lo que buscan los partidarios de una relación abierta o del intercambio de parejas.

Foxy bikini

Lo último en peluquería para el pubis se llama foxy bikini, y consiste en depilarse totalmente la zona genital para luego aplicarse pelo teñido de zorro. La idea surgió del Completely Bare Salón, en Nueva York, donde realizan también el vajewel, aplicaciones de piedras preciosas y cristales Swarovski en la zona, para insinuar que se tiene un tesoro entre las piernas. Siguiendo con el tema, Red Carpet es como se denomina ahora a las ingles brasileñas, y si una pide un martini, un margarita o un champagne, puede que no quiera refrescarse, sino depilar sus partes dejando sólo un pequeño triángulo, como la forma de las copas en que se sirven estas bebidas.

Humasexual

Nuevo término acuñado por el cantante Morrissey, que con motivo de la publicación de su autobiografía declaró a la web en su honor, True to You: “Desgraciadamente, no soy homosexual. Técnicamente soy humasexual: me siento atraído por los seres humanos. Desde luego, no por muchos“. Claro que la orientación erótica del ex líder de los Smiths no parece clara. En 1980 se proclamó más bien un ícono de los asexuales al decir que “nunca había sido una persona muy sexual“, y en 1984 volvió a pronunciarse con esta declaración a la revista Melody Maker: “El sexo es un desperdicio de baterías“.

King out

Consiste en besarse, tocarse y acariciarse, pero sin llegar a más. Las razones para no ir hasta el final pueden ser muchas: acabar de conocer a alguien, los hay que quieren preservar su virginidad y muchos utilizan este método para aumentar la libido. Parece ser que volver a estos jueguecillos, propios de la adolescencia, fortalece enormemente el deseo. Esta práctica se conoce también por petting, y procede del verbo to pet, que alude al hecho de acariciar y besar a los animales de compañía.

Neutro

Se denomina así al tercer sexo. Es decir, la posibilidad de que un ciudadano no deba ser registrado como hombre o mujer necesariamente, sino que deje libre la casilla correspondiente al sexo. Alemania es el primer país europeo en aprobar esta iniciativa y todo parece indicar que en los próximos años veremos a otros sumarse a esta política.

Precop

El amigo con derecho a roce recibe ahora este nombre. Se trata de una relación puramente sexual, sin vínculo amoroso, entre dos personas que saben separar amor y sexo. Booty call es otra expresión que también puede designar lo mismo, aunque también se utiliza para definir una llamada o mensaje de texto destinado a alguien para proponerle sexo.

Sexetarianos

El vegetarianismo llevado a la cama es practicado por este colectivo, que no tiene relaciones íntimas con personas que consumen alimentos de origen animal o derivados como leche, miel o queso. Los vegetarianos alegan que su dieta les hace menos propensos a padecer ciertas enfermedades de corazón, derrames cerebrales, diabetes, obesidad o cáncer, y que al estar más sanos, tienen más energía disponible. La razón de esta elección, además de ética, es que, a través de los fluidos corporales se transmiten todos esos subproductos presentes en la carne animal -como hormonas- que ellos tratan de evitar.

Sexit

Si están en medio de una fiesta o evento y desaparecen con sus parejas o alguien que acaban de conocer para tener sexo rápido, han hecho una sexit. Una escapada caliente y de urgencia que tantas veces hemos visto en las películas de Hollywood y que muchas veces puede tener lugar en el mismo lugar en el que estamos: una habitación vacía, el garaje, el jardín o, si somos rápidos, el cuarto de baño.

Shagbag

Cuando uno se va de fin de semana, se lleva una pequeña maleta. Cuando uno prevé que esa noche no se va a pasar por casa, y que tal vez duerma en otra cama -si no es Donald Draper, el protagonista de Mad Men, que cuenta con despacho y mudas en la oficina-, se lleva una shagbag. Se trata de un pequeño kit con todo lo indispensable: ropa interior, cepillo de dientes, preservativos?

Para acudir al día siguiente al trabajo como si nada.

Solodex

Se trata de nuestro background erótico. Todo lo que nos gusta y nos excita, nuestras fantasías, historial, recuerdos, preferencias, películas y lecturas favoritas. Lo que generalmente utilizamos para excitarnos y darnos placer a nosotros mismos. Un buen partenaire debería conocerlo a fondo.

Splosh

Los partidarios de este “arte” gustan de excitarse al contemplar el cuerpo cubierto de sustancias lo más pringosas posible. El término no es sino la onomatopeya inglesa para transcribir el sonido de una tarta aplastándose en la cara de alguien. Splosh fue el nombre de una revista inglesa que salió al mercado en 1989 y que estaba especializada en este fetiche. Al principio, la comida era lo más común a la hora de embadurnarse el cuerpo con intenciones sexuales, pero con los años las sustancias han ido variando: aceite, barro, pintura… Hay también un subgrupo obsesionado con alubias y espaguetis.

Tickling

El tickling consiste en hacer cosquillas a la pareja con fines sexuales. Los entendidos dicen que las mujeres son especialmente sensibles a esta práctica, que sirve para reducir el estrés, romper el hielo y hace las veces de juego preliminar. Los fetichistas de la risa, provistos de un plumero, crecen cada día. ¿Placer o tortura?

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario