Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Los monumentos más bellos de Palermo, Recoleta y Puerto Madero

Una gran atracción.

47677547

 

(CABA) Los monumentos porteños tienen una fuerte presencia y marcan a fuego la idiosincrasia barrial y la cotidianeidad de los vecinos. Buenos Aires no se destaca sólo por sus variados estilos arquitectónicos, parques y plazas. Hay muchos que consideran a la Ciudad como un museo a cielo abierto, gracias a los más de 2 mil monumentos y obras de arte dispuestos para el disfrute. Los monumentos porteños, entre los que hay bustos, estatuas, mástiles, fuentes, jarrones, placas y monolitos, entre otros, tienen una fuerte presencia y marcan a fuego la idiosincrasia barrial y la cotidianeidad de los vecinos. Cada barrio o pedacito de ciudad tiene su monumento ícono, muchas veces referentes a la hora de encontrar lugares o simplemente como puntos de reunión. En la Costanera Sur se destaca la Fuente de las Nereidas, en el cruce de las calles Gaona, San Martín, Ángel Gallardo, Dr. Honorio Pueyrredón y Díaz Vélez, en Caballito, el gran Cid Campeador; en Palermo, el hermoso Monumento de los Españoles, que se ilumina de noche con colores cambiantes. Los hay artísticos, patrios, políticos y culturales. Lo cierto es que los monumentos de la Ciudad de Buenos Aires son símbolos que evocan la historia, los anhelos y las utopías de miles de argentinos.

 

Monumentos de Palermo:

palermo_monumento_980_1

La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas

Más conocido como el Monumento de los Españoles, está ubicado en la intersección de las avenidas Del Libertador y General Sarmiento. Fue una donación de la colectividad española durante los festejos del Centenario en 1910.
La obra fue iniciada por el escultor catalán Agustín Querol y Subiratis, quien falleció al año del inicio del proyecto. El trabajo continuó en manos de su discípulo Ciprinao Folqueras, siendo finalmente el artista Antonio Moliné quien pudo concluirla.
En su cima hay una estatua de la República, y la base se conforma de alegorías: al Trabajo (en mármol y al pie del monumento), Los Andes, El Río de la Plata, La Pampa y El Chaco (realizadas en bronce sobre cada uno de los vértices de la base).
En octubre de 2011 comenzó a ser iluminado con 17 reflectores de LED que permiten combinaciones de 16,7 millones de colores, controladas por un software especial.

Giuseppe Garibaldi

El monumento que evoca al militar y político italiano, se rige en el corazón de Plaza Italia. Es una estatua ecuestre donada a la Ciudad por los residentes italianos en 1904.
Esta obra del escultor italiano Eugenio Maccagnani es réplica de la erigida en Brescia, Italia. Además de la gran estatua ecuestre del general, se incluyen?las dos figuras alegóricas de la Libertad y de la Victoria, y los altos relieves de la batalla de San Antonio y el embarco de los Mil en la playa de Quarto, cerca de Génova.
A mediados del siglo XIX, Garibaldi vivió en distintos países sudamericanos. En 1842 y 1843 combatió al mando de una fuerza naval que defendió Montevideo de los ataques de Rosas.

General Justo José de Urquiza

El monumento que le rinde homenaje se encuentra en la intersección de las avenidas Sarmiento y Figueroa Alcorta. Inaugurado en 1958, fue obra de los escultores argentinos Renzo Baldi y Héctor Rocha. Se trata de una pieza ecuestre realizada en granito y bronce, y en la base se puede observar en bajorrelieve la Asamblea General Constituyente del año 1853 y la Batalla de Caseros, en donde Urquiza comandando el Ejército Grande derrotó al gobernador Juan Manuel de Rosas.

El abuelo inmortal

El monumento que date de diciembre de 1951 es el único en la Ciudad que recuerda al General San Martín al final de su vida, con ropas de civil y rodeado de sus nietas. Se encuentra en el cruce de la Av. Mariscal Castilla y la calle Aguado.

Realizada en bronce por el ingeniero y escultor Angel Eusebio Ibarra García, la obra fue colocada sobre un pedestal de granito, donde también hay tres bajorrelieves que evocan hechos de su vida: “cultivando sus dalias“, “en la ribera del Sena“ y “limpiando sus armas“.

 

 

 

Monumentos de Puerto Madero

lola_mora_nereidas705_0

Fuente Monumental Las Nereidas 
Es el monumento más famoso de la escultora argentina Dolores Lola Mora. Fue emplazado en 1903 en el Paseo de Julio y Cangallo (hoy Avda. Leandro Alem y Tte.Gral. Perón). En 1918 es trasladado por la misma escultora a la intersección de la actual Avenida Tristán Achával Rodríguez con la calle Padre Migone, frente a la entrada sur de la Reserva Ecológica.
La obra está realizada en mármol de Carrara y granito rosado. La figura principal del grupo es la Diosa Venus, que está acompañada por Nereidas y Tritones. El conjunto tiene una forma envolvente en espiral que invita a contemplarlo a medida que se va girando en torno.
En 1997 el Poder Ejecutivo Nacional la declaró Bien de Interés Histórico Nacional.

Monumento a España
Inaugurado en 1937, es obra del escultor Arturo Dresco y simboliza la unión del pueblo argentino con el español. Está ubicado en la Av. España, al final de la Av. Costanera Sur. Posee una gran base de granito rojo dragón y veintisiete personajes realizados en bronce. Se destacan las figuras de Cristóbal Colón, de rodillas frente a la reina Isabel La Católica. En la parte superior, una mujer madura sentada y una joven de pie simbolizan a España y a la Argentina, respectivamente.

Juan Manuel Fangio
El monumento se inauguró el 15 de noviembre de 2005 en el Blvd. A. Villaflor, a la altura de Aimé Painé. Creada por el artista catalán Joaquim Ros Sabaté, la obra está fundida en bronce y presenta a Fangio a escala natural junto a su máquina, la “Flecha de plata”, un coche Mercedes-Benz W 196.
Juan Manuel Fangio fue uno de los corredores más exitosos de la historia del automovilismo.

Monumento al Tango
Con una altura de más de 3 metros, esta obra de arte denominada Virulazo, está realizada totalmente en acero y tiene forma de fuelle, en clara alusión al bandoneón. Fue inaugurada en noviembre de 2007 y creada por los artistas Alejandro Coria y Estela Trebino.

Monumento al taxista
Ubicado en la Avenida de los Italianos y Macacha Güemes, este monumento inaugurado en noviembre de 2012 se ha convertido en un hito a nivel mundial, por ser el primero en su tipo. Fue donado por el Sindicato de Peones de Taxis a la Ciudad.
La escultura, realizada por el artista Fernando Pugliese con un polímero que simula bronce, representa a un taxista calvo y de bigotes acodado sobre el techo de un taxi del clásico modelo Siam Di Tella.

 

 

Monumentos de Recoleta

floralis980_1_1

Torcuato de Alvear 
Se encuentra en la Plaza Intendente Alvear (entre Av. Pueyrredón, Av. del Libertador y Alvear), en pleno centro del barrio. Inaugurado en 1900, este monumento le rinde homenaje al primer intendente de Buenos Aires. Fue realizado por A. Jons y Juan Lauer.
El busto del primer intendente porteño está situado en la parte inferior de una columna dórica, rematada por una figura alada de bronce que simboliza “La Gloria”. Además, presenta bajorrelieves en la base, que representan la apertura de la Avenida de Mayo, la pavimentación de la Ciudad y la parquización de la Recoleta.

Bartolomé Mitre
Eduardo Rubino y David Calandra fueron los escultores del monumento en homenaje al presidente de la República Argentina desde 1862 hasta 1868, y creador del diario La Nación. Se trata de una figura ecuestre de bronce, erguida sobre un pie de granito rojo pulido y a su alrededor la adornan alegorías de mármol blanco. Se encuentra en la Plaza homónima, entre calle Agüero, Av. del Libertador y Dr. L. Agote, y fue inaugurado en julio de 1927.

General Carlos María de Alvear
Este monumento ecuestre fue diseñado por el francés Antoine Bourdelle, quién la envió desde Francia en 1925 y tardó casi 10 años en construirlo. Mide 5 metros de altura y se asienta sobre una base de granito pulido, creación del arquitecto Alejandro Bustillo. En los costados del pedestal se aprecian las estatuas simbólicas de La Libertad, La Victoria, La Fuerza y La Elocuencia. Se halla en la Plaza Julio de Caro.
Carlos María de Alvear participó en la lucha por la independencia sudamericana, fue presidente en la Asamblea General Constituyente, entre otras actividades destacadas.

Francia a la Argentina 
La obra del escultor francés Edmond Peynot inaugurado en 1910, fue un obsequio de la colectividad francesa al país con motivo del Centenario de la Revolución de Mayo. Como no podía ser de otro modo, se encuentra emplazada en Plaza Francia.
Las dos figuras femeninas que coronan el fuste simbolizan a la Argentina y Francia, guiadas por un ángel que personifica a la Gloria. Las tres figuras alegóricas de su parte media, realizadas en mármol de Carrara, representan la Ciencia, la Industria, la Agricultura y las Artes. Los cuatro bajorrelieves en bronce evocan hechos centrales de la historia de ambos países: “La Primera Junta de Gobierno Criollo” y “El Paso de los Andes” en el caso de la Argentina, y “La Toma de la Bastilla” y “La Declaración de la Independencia” para Francia.

José Gervasio de Artigas
En el centro de la Plaza Uruguay se encuentra el monumento al Gral. Artigas. Fue inaugurado en abril de 1973 y realizado por el escultor uruguayo Juan José Zorrilla junto con el arquitecto Alejandro Bustillo.
Se trata de una figura de bronce del general que tiene dos bajorrelieves que simbolizan “La libertad” y “La Federación”, enmarcados en los ríos de la Plata, el Uruguay, el Paraná y el Paraguay.

Luis Braille
En 1977 se inauguró el monumento a Luis Braille, creador del método de lecto-escritura para no videntes. Se rige en Plaza Francia, esquina Agote. La escultura es obra de Djibilion Lázaro.

Eva Duarte de Perón
Fue esculpida por el artista argentino Ricardo Giannetti e inaugurada en diciembre de 1999 en Plaza Evita. Consta de un pedestal de granito y la escultura de Eva, en actitud de avance, realizada en bronce. En la base de la estructura puede leerse “A María Eva Duarte de Perón”, “Legado de luz, asta y bandera” e “Himno de Honor y exaltación”.
El piso fue diseñado en forma de cruz latina y en su perímetro se lee: “Supo dignificar a la mujer, dar protección a la infancia y amparar la ancianidad, renunciando a los honores”; “Quiso para siempre ser simplemente Evita, eterna en el alma de nuestro pueblo, por mejorar la condición humana de humildes y trabajadores, luchando por la justicia social”.

Papa Juan Pablo II
Este monumento fue realizado en 1998 por el escultor polaco Stanislaw Slonina, y donado por la Unión de Polacos de la Argentina y la Fundación Juan Kobylanski y Usopal. Se inauguró el 6 de agosto de 1999 y se encuentra emplazado en los jardines de la Biblioteca Nacional.
La estatua de bronce presenta a Juan Pablo II con el brazo izquierdo extendido sosteniendo la cruz. Los peces que se observan en la base del monumento simbolizan la palabra de Jesús: “Te haré pescador de hombres”.

La Floralis Genérica 
En la Plaza de las Naciones Unidas existe uno de los monumentos más singulares y curiosos de la Ciudad. Ubicada en el centro de un lago y rodeada de jardines, se encuentra la Floralis Genérica, una gigantesca flor de más de 20 metros de altura construida en acero inoxidable. Fue realizada por el arquitecto argentino Eduardo Catalano y donada al Gobierno de la Ciudad en 2002.

Comentarios

Ingresa tu comentario