Buenos Aires, 19/08/2017, edición Nº 2078

Los locales gastronómicos se oponen a la legalización de los food trucks

Los carritos vip quieren salir a la calle y desde los locales gastronómicos piden una regulación tal que no resulten una competencia desleal

(CABA) La posibilidad de que los food trucks sean legalizados y puedan comenzar a trabajar en las calles disparó un alerta en los bares y restoranes porteños. Mientras cada vez más recitales y festivales gastronómicos cuentan con estos carritos de comida vip, el Ejecutivo de la Ciudad prepara una prueba piloto para llevarlos a algunos barrios. Por eso, desde las cámaras de bares y restoranes insisten con que la actividad se regule de manera tal que no se les convierta en una competencia desleal.

La moda de los food trucks comenzó a notarse en los últimos cuatro años, cuando algunos emprendedores gastronómicos, incluidos dueños de restoranes tradicionales, adquirieron estos carritos y empezaron a llevarlos a fiestas privadas, ferias gastronómicas como Masticar o la Buenos Aires Market y recitales. Son combis o pequeños camiones (por ejemplo de repartos) especialmente adaptados para la manipulación de alimentos: en el sector explican que pueden costar entre $ 200 mil y $ 600 mil según el tamaño y que permiten atender a 1.500 personas. Montar restaurante les costaría más del doble. “Estamos a favor del emprendedorismo, pero entendemos que los food trucks deben cumplir las mismas condiciones que los bares y restoranes”, señalaron desde la Cámara de Cafés y Bares de la Ciudad. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario