Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Los libros, un pasaje “gratis” al desarrollo cultural y educativo

El intendente de una ciudad rumana para promover el hábito de la lectura, creó una campaña. Consiste en que, a todas aquellas personas que viajen con un libro en el transporte público, no se les cobra el viaje. Es un ejemplo a imitar.

(CABA) Para muchos la lectura es sinónimo de desarrollo cultural y educativo. Por ello, en algunos lugares deciden lanzar iniciativas para promover este hábito entre niños y jóvenes. En tiempos en donde la tecnologia digital ha ocupado todos los espacios, el libro es cada vez un objeto más raro de hallar en territorios en donde antes era común: viajes en micros y trenes, situaciones humanas de espera en donde el tiempo muerto era ocupado en la lectura de algún libro.

Chequear e mails, mandar mensajes por whatsapp, navegar por páginas o usar alguna app, esas son las acciones digitales que se hacen en el tiempo hasta llegar al destino en el tren, subte o micro. Pero el caso es que en el mundo hay buenas ideas que deberían ser imitadas. Tal es el caso de Emil Boc, alcalde de Cluj-Napoca, un municipio al noroeste de Rumanía. Boc, ha puesto en marcha una propuesta con intención de promover la lectura.

La idea consiste en animar a las personas a leer libros, por ello, todos los pasajeros que viajan en transporte público con un libro entre sus manos lo hacen gratis. La idea enseguida tuvo éxito entre los habitantes de la ciudad rumana. El mismo alcande, un político reconocido en Rumania, también ha creado un peculiar sistema de descuentos en todo tipo de lugares a todas las personas que tengan un libro en su perfil de Facebook, el concepto se llama Bookface.

Cluj-Napoca es una ciudad profundamente cultural. Su historia, rica y agitada, ha legado un patrimonio arquitectónico de primer orden. En cuanto a la cultura viva, hoy en día la ciudad de Cluj es al mismo tiempo el centro cultural más grande de la comunidad húngara de Rumanía y uno de los más importantes centros culturales rumanos: sus instituciones culturales, teatros, bibliotecas, galerías de arte y varios festivales son unas de los mejores en todo el territorio del país.

La base siempre es la educación. No hace falta mucho para que una sociedad se mueva hace el camino de la cultura. Es con medidas simples, participativas, inclusivas como se promueve la cultura entre un comunidad. ¿Se podría hacer en nuestro país? NT

Comentarios

Ingresa tu comentario