Buenos Aires, 25/11/2017, edición Nº 1837

Los detalles únicos del Jardín Botánico de Buenos Aires

Su historia.

PATRI 1
(CABA) El Jardín Botánico de Buenos Aires, llamado desde 1937 “Carlos Thays” en honor al paisajista Carlos Thays que lo concibió, y llamado oficialmente desde 2009 “Dirección Operativa Jardín Botánico Carlos Thays”, se encuentra próximo a los bosques del barrio de Palermo de la mencionada ciudad.

Su extensión es de 69.772 m², en los que se encuentran más de 5.500 especies vegetales. Cuenta además con numerosas esculturas como “La Primavera” u “Ondina de Plata”, “Loba Romana”, “Mercurio”, “Venus”; y grupos magníficos como “Saturnalia”, estatuas de mármol que simbolizan los movimientos de la VI sinfonía de Beethoven (“La Pastoral”), y el grupo escultórico “El Despertar de la Naturaleza”.

Posee además un invernáculo, una biblioteca, el museo Botánico, y la Escuela Municipal de Jardinería, todo rodeado de serenos senderos para caminar y contemplar la variada vegetación.

barrido

PATRI 3

Fue inaugurado el 7 de septiembre de 1898 y su mantenimiento depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Desde 1996 es Monumento Histórico Nacional.
El 22 de febrero de 1892 el paisajista Carlos Thays elevó a la Intendencia Municipal, a cargo de Francisco Bollini, un proyecto exponiendo la necesidad de crear un jardín botánico de aclimatación para objetivos científicos, recreativos y paisajísticos, aconsejando hacerlo en el lugar que ocupa actualmente y en el que funcionaban en ese entonces el Departamento Nacional de Agricultura y el Museo Histórico Nacional. Se le dio visto bueno al proyecto y se entregaron dichos terrenos (unas 7 ha) el 2 de septiembre de 1892.

Yerba mate en el Jardín Botánico. Aquí Thays ensayó el método científico para su producción industrial
El solar se encontraba en un un lugar alto (desde él se divisaban los bañados de Palermo y la costa del Río de la Plata) y había sido hasta los finales de la época colonial un “almacén de la pólvora” o “polvorín de Cueli”, por el nombre de una familia que tenía residencia en el lugar. Primeramente se rellenó el sitio con tierra más fértil de otras regiones.1

Finalmente se lo inauguró el 7 de septiembre de 1898.2

Fue además en el ámbito del Jardín Botánico y gracias a Carlos Thays que se pudo redescubrir el sistema de germinación industrial de la yerba mate, que desde la expulsión de los jesuitas se había perdido. Thays investigó los métodos de germinación de las semillas. Esto ya había sido enunciado por el naturalista Aimé Bonpland, quien había vivido en las misiones jesuitas, pero sus estudios se habían perdido.3 4 En 1895 recibió las primeras semillas de yerba mate y gajos de plantas. Los gajos no prosperaban pero logró hacer germinar las semillas al someterlas a una prolongada inmersión en agua a elevada temperatura.

(fUENTE: PATRIMONIO HISTÓRICO DE BUENOS AIRES)

Comentarios

Ingresa tu comentario