Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Los cruceros turístiscos en la Ciudad cada vez con menos pasajeros

Esta temporada llegarán 297.000 cruceristas a Buenos Aires, 9,6% por debajo del año anterior; lo atribuyen a costos operacionales y falta de infraestructura.

(PBA) El martes último, el puerto de la ciudad vivió un día de fiesta con la llegada del mayor crucero que haya echado amarras en su historia: el MSC Splendida, con 18 pisos sobre superficie y 333 metros de largo. Para que semejante barco pudiera entrar a la terminal de cruceros Benito Quinquela Martín, en La Boca, hubo que profundizar el calado de los canales y coordinar la maniobra con expertos prácticos de puerto. Sin embargo, el arribo tuvo gusto a poco, como la temporada de cruceros en la ciudad: muchos barcos, pero no tantos pasajeros como en temporadas anteriores. Ese podría ser un buen resumen.

Este año, los cruceros traerán 297.000 pasajeros a la ciudad, según las estadísticas de la Administración General de Puertos. Los números que manejan en el Observatorio Turístico de la Ciudad de Buenos Aires indican que serán 9,6% menos de pasajeros que durante la temporada anterior. De todos modos esto implica una recuperación del mercado, ya que el año anterior, el descenso en la llegada de cruceristas fue superior al 32%. El pico histórico se registró en la temporada 2012 y 2013, cuando 510.815 personas llegaron a la ciudad a bordo de algún crucero.

El 77% de los cruceristas que llegan a Buenos Aires son extranjeros, 57% de países limítrofes. El 23% son argentinos.

Más allá de la coyuntura de los mercados regionales, las operadoras de cruceros insisten en que los altos costos operacionales y una inadecuada infraestructura son los factores determinantes para entender por qué el crecimiento de este mercado se detuvo y comenzó a retroceder. Desde que se inauguró la temporada 2015-2016, el 31 de octubre último, ya han llegado a la ciudad diez barcos. El primero fue el Fram, proveniente de Las Palmas. La temporada finalizará el 4 de abril próximo.

Los efectos de la devaluación y la incertidumbre del mercado también desalentaron a los argentinos a contratar paquetes con recorridos en barco en el exterior. En contrapartida, la vigencia de los viajes pagados en 12 cuotas permitió morigerar la caída de las ventas.

“Este es un buen año; si bien es cierto que llegarán dos buques menos que en la temporada anterior, nuestros barcos están llegando con muy buen nivel de ocupación. A nivel de temporada, la ocupación de los barcos es del orden del 90% y tenemos buenas expectativas de que se completen en las próximas semanas”, explica Roberto Fusaro, gerente regional de MSC.
Según estimó Fusaro, este año, unos 40.000 argentinos visitarán Brasil en los barcos de esa compañía, y unos 48.000 brasileños llegarán a la Argentina.

Los efectos de la devaluación que entró en vigor anteayer también tuvieron su resultado inmediato sobre la contratación de cruceros.

Hoy, quien se decida a contratar un viaje en barco all inclusive a Brasil en las empresas de primera categoría para febrero, que es cuando hay mayor disponibilidad, deberá estar dispuesto a desembolsar unos 1600 dólares por persona, para un viaje de siete noches.

Hasta el miércoles significaba unos 21.440 pesos, ya que las empresas de cruceros estaban tomando el dólar a 13,40 pesos, incluyendo todos los impuestos. Serían unos $ 85.760 para una familia de cuatro personas. De ese total, quien contrataba podía desgravar unos 30.000 pesos del impuesto a las ganancias, en concepto del 35%.

El jueves, ese mismo viaje pasó a costar 22.800 pesos por persona, con un dólar a 14,25 pesos. Para una familia significan 91.200 pesos y sin posibilidad de recuperar nada de lo desembolsado.

El perfil del crucerista

¿Quién es la persona que elige esta opción para sus vacaciones? Según datos del informe de temporada de cruceros del Ente de Turismo del GCBA, la ocupación principal de quienes vacacionan en cruceros es “empleado en relación de dependencia”. Esa fue la actividad que declaró el 30,6% de los extranjeros que llegaron en barco a Buenos Aires y del 31,5% de los argentinos. Las edades varían según la nacionalidad. Los argentinos que eligen cruceros tienen en su mayoría (54,8%) entre 31 y 45 años, y seis de cada diez viajan en familia. Entre los extranjeros son mayoría los que tienen entre 46 y 65 (el 45,3%), y a su vez, los que viajan en pareja: el 43%.

No son muchos los que deciden emprender un viaje de estas características completamente solos: son el 1,6% de los pasajeros argentinos y el 2,2% de los extranjeros. Subirse a un crucero con amigos fue la opción más elegida por extranjeros que por argentinos: el 12,3% contra el 4,8% de los locales.
El gasto promedio de los cruceristas encuestados por el Ente de Turismo fue de 1264,3 pesos para los extranjeros contra 589,2 pesos para los argentinos. DD

Comentarios

Ingresa tu comentario