Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Los costos,la improvisación y el marketing

Por Gustavo Lesbegueris (*) En una nota de opinión publicada en Página/12 el 5 de noviembre pasado, bajo el título “Detrás de la inscripción on line”, planteamos nuestros reparos al abrupto y extemporáneo cambio de modalidad de tramitación de vacantes en escuelas porteñas implementado por el Gobierno de la Ciudad, al tiempo que advertimos acerca de las posibles derivaciones producto de la improvisación, la insuficiente información a escuelas y familias y...

Por Gustavo Lesbegueris (*)

gustavo-lesbegeris

En una nota de opinión publicada en Página/12 el 5 de noviembre pasado, bajo el título “Detrás de la inscripción on line”, planteamos nuestros reparos al abrupto y extemporáneo cambio de modalidad de tramitación de vacantes en escuelas porteñas implementado por el Gobierno de la Ciudad, al tiempo que advertimos acerca de las posibles derivaciones producto de la improvisación, la insuficiente información a escuelas y familias y la falta de explicitación sobre los criterios de asignación de vacantes. Señalamos que “los problemas que surgieron en el inicio de la implementación del nuevo sistema presagian futuros trastornos e inconvenientes cuando comiencen a confirmarse las vacantes tramitadas a través de la nueva modalidad”.

Hubiéramos preferido equivocar el diagnóstico, pero el 9 de diciembre llegó y centenares de familias se encontraron con la desagradable sorpresa de recibir los mensajes referidos a “Inscripción en Línea – Vacantes – Aviso de asignación” remitidos desde el correo electrónico inscripcionenli nea@bue.edu.ar con el mismo texto: “Hola.., hemos realizado la asignación de vacantes y lamentablemente no hemos podido asignarte una vacante en este momento. Te invitamos a que ingreses al Sistema de Inscripción en Línea, donde estarán publicadas las vacantes disponibles”.

Atrás quedaron los días de triunfalismo y desmesura en los que desde el gobierno porteño y los medios masivos de comunicación afines a su gestión se pretendió instalar la idea de que la cantidad de inscriptos a través del nuevo sistema daba cuenta de su “transparencia” e importaba una “fuerte señal de confianza” hacia las políticas educativas del macrismo.

Centenares de testimonios recibidos en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad desmoronan esa construcción y ponen de manifiesto que el sistema en línea no garantiza lo establecido en el Reglamento Escolar vigente en cuanto al orden de prioridades para el otorgamiento de vacantes, ya que no les han sido asignadas las mismas a alumnos/as que cursaron otro nivel de la educación en el mismo establecimiento, a niños/as con hermanos/as matriculados/as en la misma escuela, a estudiantes que habitan en el radio de la escuela, a hijos/as de personal del establecimiento, etc.

Otros casos exponen que no se otorgó vacante en ninguna de las opciones habilitadas o, habiendo realizado los trámites establecidos, no figuran en el sistema. A quienes logran comunicarse al 147 se les informa que recién en febrero podrán confirmar vacante. El 0800 para estudiantes que no habitan en la jurisdicción no responde. Escuelas y Supervisiones Escolares reciben las quejas de los padres y no cuentan con las herramientas para dar respuestas. Las Direcciones de Area trasladan las “culpas” al nuevo sistema, desentendiéndose de cuestiones vinculadas con derechos, prioridades, necesidades, contextos, especificidades.

La rectora de una EMEM histórica con gran demanda de vacantes nos transmite su preocupación por los resultados del proceso de inscripción electrónica: “En el día de la fecha nos ha llegado un listado con los resultados del sorteo: a pesar de que desde la escuela se había informado que teníamos 100 vacantes para 1º año, me sorprende leer que solo se le otorgó vacantes a 42 alumnos para el turno mañana, 11 para el turno tarde y se dejó en ‘lista de espera’ a 31 alumnos (a los que, no sé por qué motivo, se les asignó turno mañana). Además hay tres alumnos a los que se les asignó otra escuela. En resumen, si nos atenemos a los resultados ‘informáticos’, estaría teniendo sólo 42 alumnos en el TM y solo 11 en el TT. Aclaramos que nosotros tenemos en la planta orgánica funcional dos secciones en cada turno. Además a los hermanos (a los que debería asignárseles la vacante automáticamente) también se los dejó en ‘lista de espera’. Estas arbitrariedades están generando mucha confusión en la comunidad, los padres vienen a la escuela a consultar y no podemos darles una respuesta segura, y sumado a esto deberemos posponer la reunión de padres de los ingresantes para febrero, ya que en diciembre no estaremos en condiciones de saber cuál es el mapa real de los alumnos que ingresan”.

Los costos de la improvisación y el marketing exceden con creces los 16 millones de pesos del erario asignados al nuevo sistema y lo deben asumir niños, niñas y adolescentes que a la fecha no cuentan con vacante o la obtendrán después de mucho peregrinar sus padres en escuelas y/o jornadas que no han sido las elegidas prioritariamente por ellos.

 

(*) Jefe de Area de Derechos de la Educación (Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires).

Comentarios

Ingresa tu comentario