Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Los chicos con cáncer del Garrahan siguieron a la selección durante el Mundial

Hace un mes, Messi y Mascherano habían oficializado la donación de 134.859 pesos al centro de salud. (CABA) No fue un Mundial más para ellos, ni les resultó indiferente la llegada de los jugadores tras más de un mes en tierras brasileñas. Para los chicos del Hospital Garrahan, esos jugadores fueron sus ídolos, pero también son sus amigos, especialmente Lionel Messi, casi un hermano mayor desde que arrancaron un vínculo...

Hace un mes, Messi y Mascherano habían oficializado la donación de 134.859 pesos al centro de salud.

garrahan messi mascerano

(CABA) No fue un Mundial más para ellos, ni les resultó indiferente la llegada de los jugadores tras más de un mes en tierras brasileñas. Para los chicos del Hospital Garrahan, esos jugadores fueron sus ídolos, pero también son sus amigos, especialmente Lionel Messi, casi un hermano mayor desde que arrancaron un vínculo cercano hace cuatro años. El 19 de junio pasado, Javier Mascherano y Messi oficializaron la donación de 134.859 pesos al centro de salud ubicado en el barrio de Parque de los Patricios. Los jugadores del seleccionado habían decidido donar ese monto. Masche propuso que sea a un hospital, a lo que Leo agregó que fuera el Garrahan.

La historia comenzó en 2010, cuando a través de la Fundación Nataly Flexer, que ayuda a las familias de niños con cáncer, la Fundación Leo Messi se encontró por primera vez con las autoridades del Garrahan, con quienes acordaron la financiación de becas de formación en hematooncología pediátrica. Todos los años viaja un médico especialista argentino a capacitarse dos años al hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona, con la condición de que retorne a su lugar de origen a ejercer su profesión. La quinta beneficiada ya esté elegida y partirá en septiembre.

En febrero, al conmemorarse el Día Internacional del Cáncer Infantil, cuando recibió en Barcelona a tres jóvenes que sufrieron esa enfermedad (un argentino que se curó, un turco y un catalán), Messi le entregó al presidente del Consejo de Administración del hospital, Marcelo Scopinaro, una camiseta con el logo del Garrahan y autografiada por él, dedicada a los chicos, que pasó a estar en una vitrina ubicada en el hall donde los niños siguieron los partidos. Para Scopinaro se transformó en “un lugar de peregrinación. Los chicos van a sacarse fotos al lado de la vitrina. La idolatran.

A esta donación se le agregaron 15 televisores de 42 pulgadas, entregados por el Ministerio de Planificación de la Nación, que se colocaron en todas las salas de espera del centro de salud.

Pero no fue sólo a través de un monitor como siguieron la competencia. Los chicos tuvieron talleres recreativos donde, por ejemplo, coloreaban dibujos de los jugadores, o decoraron los sectores al público con globos y banderas. “El mundial y los partidos de la Selección, sentir cerca a los jugadores, los ayuda, les da fortaleza, les da entusiasmo. Para ellos es una bomba de insuflarse ánimo“, subrayó Scopinaro. El dinero donado por los jugadores en junio fue destinado al avance del Centro de Atención Integral del Paciente Oncológico, que comenzó a construirse hace menos de un año. El presupuesto es de casi 5 millones de dólares, y llevan concretada más de la mitad de la obra que tendrá unos 7200 m². Tendrá en total unos 20 consultorios, 70 camas ambulatorias y 20 camas para quimioterapia prolongada.

El hospital recibe por año 400 nuevos pacientes pediátricos con cáncer, de los 1200 que se registran en todo el país. Los chicos –contó Scopinaro– insistían en que la Argentina iba a llegar a la final, sobre todo cuando pudieron estar en la despedida de la Selección en el predio de la AFA en Ezeiza, hace 40 días: “Quién sabe, por ahí a partir de esto nos convertimos en cábala“, se esperanzó.

Comentarios

Ingresa tu comentario