Buenos Aires, 23/08/2017, edición Nº 2082

Los caceroleros llegaron a la casa del juez Oyarbide

“Mafioso”, “corrupto”, “que se vaya”, “que renuncie” fue el reclamo de un grupo de vecinos porteños que llevaron sus cacerolas y pancartas al edificio de Rodríguez Peña 1978, en Recoleta, donde vive el polémico juez federal Norberto Oyarbide. (Ciudad de Buenos Aires) Convocados por Twitter, 200 vecinos hicieron un escrache frente al domicilio del juez en Recoleta tras caer en su despacho la querella contra Moreno. Luego que trascendiera que...

“Mafioso”, “corrupto”, “que se vaya”, “que renuncie” fue el reclamo de un grupo de vecinos porteños que llevaron sus cacerolas y pancartas al edificio de Rodríguez Peña 1978, en Recoleta, donde vive el polémico juez federal Norberto Oyarbide.

(Ciudad de Buenos Aires) Convocados por Twitter, 200 vecinos hicieron un escrache frente al domicilio del juez en Recoleta tras caer en su despacho la querella contra Moreno.

Luego que trascendiera que la querella penal de la despachante Paula De Conto contra Guillermo Moreno por maltrato, abuso de poder y amenazas recayera en el juzgado de Oyarbide, comenzó a circular la convocatoria en Twitter para manifestarse frente al domicilio del juez más benefició al kirchnerismo en los últimos años.

Sobre las 20, vecinos de Recoleta, Retiro y Barrio Norte comenzaron a juntarse frente al edificio con pancartas y cacerolazos. Con el correr de los minutos se sumaron vecinos del barrio. Y luego llegaron las cámaras y los fotógrafos.

También se repitieron cánticos y mensajes al Gobierno y a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner del multitudinario cacerolazo en Plaza de Mayo: “Que se vayan”, “no tenemos miedo”, “se va a terminar la dictadura de los K”.

A las 20.30, acudieron dos patrulleros y hasta cinco policías debieron custodiar la entrada del edificio donde vive el polémico juez federal. La protesta se desarrolló sin incidentes y sin presencia partidaria, salvo por la del periodista Guillermo Cherashny, excandidato a jefe de gobierno de la Ciudad en 2007, quien se adjudicó la convocatoria.

Además de este caso, Oyarbide maneja otras causas sensibles para el Gobierno, como la denuncia contra Sergio Schoklender por el presunto desvío de fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, la de la “mafia de los medicamentos” y las múltiples denuncias contra el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime. El juez también investiga al titular de la CGT, Hugo Moyano, por posibles anomalías en su obra social, e instruye el expediente por las escuchas telefónicas en el que está procesado el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

A ello se suma una denuncia penal contra el principal asesor de Carlos Zannini originada por una investigación de Perfil.com también terminó la semana pasada el despacho del magistrado.

En 2009, Oyarbide sobreseyó en tiempo récord al matrimonio Kirchner en la denuncia por enriquecimiento ilícito y desde entonces el kirchnerismo, con su mayoría, desestima unas seis denuncias por año por mal desempeño y “excesos” contra el juez en el Consejo de la Magistratura. La semana pasada lo interrogaron allí por su lujoso anillo.

Perfil | parabuenosaires.com

Comentarios

Ingresa tu comentario